Vecinos enardecidos echaron a la familia de una de las imputadas por el crimen de la docente

Sociedad 02 de mayo de 2020
Al grito de asesina, la turba destrozó el domicilio de la familia. La policía evitó que prendan fuego la vivienda.
202004260811009a8777451907d8f5f9393997f6207d88

En la madrugada del 1 de mayo, una turba enardecida de vecinos del barrio salteño de Villa Mitre, marchó pidiendo justicia por el crimen de la docente Rosa Sulca, y terminó destrozando el domicilio de la familia de la menor imputada al grito de “asesina”.

 La Policía pudo evitar que los vecinos incendiaran la vivienda, y se llevaron tanto a la menor imputada como al resto de su familia a un domicilio desconocido para garantizarles la seguridad.

 Se supo que la familia de la adolescente imputada vendía droga en su casa y la plazoleta, hechos que fueron denunciados, pero no hubo respuesta por parte de las autoridades.

 
La menor detenida por el crimen de la docente. (El Tribuno)

 
También se conoció que la docente, brutalmente asesinada de 17 puñaladas, había pedido ayuda a la policía en reiteradas ocasiones por robos y amenazas, pero tampoco hubo respuesta.

 
A su vez, la docente llamó al 911 el día de su asesinato pidiendo auxilio desesperada, a lo que las autoridades respondieron tibiamente. Todos estos hechos llevan a pensar que el cruento hecho podría haber sido evitado.

 
 

 
Pablo Exequiel Verón, uno de los imputados por el crimen de la docente en Villa Mitre (Web)

Por el brutal asesinato está acusado Pablo Ezequiel Verón de 18 años y a una adolescente de 17 años. Mientras que el principal imputado se abstuvo de declarar, la menor declaró y se desligó de los hechos.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar