El interventor de Aguaray y el sindicalista Hoyos, a las piñas

Interior 03 de diciembre de 2020
hoyos zigarán aguaray

Una situación particular se produjo ayer en la Dirección de Trabajo con sede en Tartagal, cuando el interventor de Aguaray, Adrián Zigarán, y el delegado de ATE San Martín, Fermín Hoyos, se presentaron a la conciliación obligatoria convocada por el organismo, publica El Tribuno.

No había pasado ni media hora de la reunión encabezada por el delegado de la Dirección de Trabajo, Franco Cardozo, de la que participaban el interventor de Aguaray, Adrián Zigarán, el secretario de Hacienda, contador Diego Argañaraz, y un abogado de apellido Chávez que oficia de secretario de Gobierno en la intervención de esa localidad.

Fermín Hoyos se encontraba solo y si bien los ánimos siempre estuvieron caldeados, la situación se desmadró cuando el siempre combativo delegado sindical de ATE lo trató a Zigarán de mentiroso.


Zigarán le exigió que se rectifique ante lo cual Hoyos le repitió: "A los que dicen mentiras se les dice mentirosos". Pero apenas terminó la frase, ya lo tuvo encima a Zigarán que le largó un par de trompadas.


Si bien Hoyos pudo esquivarlas, a su vez se puso en guardia y largó sus propios golpes que no impactaron en la humanidad de Zigarán porque el delegado de la Dirección de Trabajo alcanzó a tomarlo por la cintura mientras lo propio hacían los dos funcionarios de Zigarán que no podían parar al interventor, según relató un testigo ocasional que vio las escenas.

¿Firmó un acta y la desconoce?

Fermín Hoyos, entrevistado momentos después, explicó que "el interventor se enojó porque le dije mentiroso, pero lo que estaba diciendo eran mentiras y yo tenía las pruebas al canto. Lo que dijo en la conciliación fue que ellos no sabían que había un compromiso de otorgar un aumento salarial del 20 por ciento para equiparar los haberes del año 2020 a los índices de inflación y que lleguen al 45 por ciento anual. También dijo que tampoco sabía que había un compromiso anterior, firmado con el exintendente Prado, de que la Municipalidad debía abonar un retroactivo que se debe desde el mes de marzo. Por ese ítem habíamos hecho un compromiso de pago y la primera cuota vencía el 30 de octubre, pero Zigarán, con todo desparpajo, dijo que no sabía", expresó.

"Cuando le mostré el acta que habíamos firmado el gremio y la intervención, comenzó a ponerse nervioso. Le dije que era un mentiroso porque sabía perfectamente lo que le estábamos reclamando porque yo tenía el acta firmada por él; no era un invento mío. Ahí se sacó mal y me exigió que me rectifique ante lo que le repetí que a los que dicen mentiras yo les digo mentirosos. Estaba parado detrás de mí y se me vino a tirarme dos trompadas. Lo único que hice fue defenderme y se lo dije al doctor Cardozo que me quiso agarrar. Quédese tranquilo doctor, si me pega me defiendo, pero yo no lo voy a agredir".

Finalmente y como era de esperarse Hoyos -después que todos se retiraron de la oficina de la Dirección de Trabajo- anticipó que el paro total de actividades en el municipio de Aguaray "va a seguir y mañana (por hoy) vamos a hacer una marcha con la familia de todos los trabajadores municipales. No puedo creer que el gobernador haya mandando de interventor a un municipio tan importante como Aguaray a una persona que no sabe conducirse ni manejarse ante un problema y que quiera arreglar todo a las piñas. Está acostumbrado a manejarse con los piqueteros, pero yo soy un dirigente sindical y actúo con las leyes laborales en la mano", enfatizó Hoyos.

Un descalificador

“No... bajo ningún punto de vista. Estaría internado el señor Hoyos. Yo camino tranquilo por la ciudad”, dijo Zigarán en algunos medios al rechazar que hubiera protagonizado una escena de pugilato. “Es un descalificador profesional. Hace las cosas a nivel personal y acusa a todos de incompetentes y fracasados. Es una persona de edad que dice cualquier cosa y yo no se lo voy a permitir”, sostuvo.

Hoyos reconoció que llegó a la audiencia de conciliación “bastante molesto con el interventor porque para desprestigiarme dijo por algunos medios de comunicación que seguro yo tenía algunos arreglos con Prado. Poco faltó para que me acuse de que me robé los caños del GNEA. En Aguaray como en todos los municipios donde tengo afiliados vamos a pelear por el aumento del 15 por ciento que ya fue otorgado”, advirtió.

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar