UCA: 1 de 10 chicos pobres se conectó a clases virtuales

Coronavirus 10 de diciembre de 2020
clases

La desigualdad educativa vuelve a ser noticia en la Argentina. Esta vez fue resaltada por la Universidad Católica Argentina (UCA) en un informe donde estableció que un 2,2% de los estudiantes no mantuvo ningún contacto con sus docentes durante el aislamiento obligatorio. En los hogares pobres, ese porcentaje llega al 5%.
Tras nueve meses de escuelas cerradas, el informe refleja una desigualdad que había sido referida por numerosos estudios y organizaciones. Y lo más complicado es que los números podrían ser aún más drásticos.

Desde el Observatorio de la Deuda Social Argentina, Ianina Tuñón explica: “La infantilización de la pobreza es un fenómeno que venimos observando hace mucho tiempo. En el campo educativo esta medición presentó muchos desafíos porque los chicos asistieron de un modo muy particular a la escuela. Por eso, es difícil estimar con exactitud cuál es el porcentaje de chicos que estuvieron fuera de la escuela. Es posible que sean más”.

De acuerdo con el informe de la UCA, mientras en el estrato socioeconómico más alto el 72% de los alumnos pudo seguir con sus clases a través de plataformas virtuales, entre los hogares más pobres solo uno de cada diez pudo ingresar a un aula virtual. Esto significa que los chicos más aventajados tuvieron seis veces más chances de conectarse que los más perjudicados.

“Los grandes perjudicados fueron una vez más los sectores marginales. La escuela es una tecnología en la que se propicia el proceso de enseñanza y aprendizaje. La casa no es ese mismo lugar y mucho menos las casas de los sectores más pobres. Allí no hay conectividad, faltan dispositivos, los padres tienen poca capacidad de acompañar y hay estresores como la falta de trabajo o de poder reunir el dinero suficiente para que la familia se alimente”, indicó Tuñón.

Problemas de conectividad y abandono escolar

El reporte de la UCA señala que este año logró reducirse la falta de conectividad en los hogares - pasó del 50% al 33,4% -. Sin embargo, en el estrato social más bajo, el déficit persiste y llegar al 54,1% de los chicos. Es decir, que casi la mitad de los alumnos argentinos no tiene una computadora.

“Es un año en el que dudo que se pueda rescatar mucho en términos de aprendizajes en lectoescritura o matemática. La Unicef estima una poda del 95% en el capital humano de los sectores más vulnerables”, señaló la investigadora y agregó que no solo es una situación muy complejo de subsanar, "sino que también hay muchísimos indicadores de desarrollo humano afectados". En ese sentido, dijo: "Con el aislamiento se procuraron salvar vidas, pero la poda de capital humano a largo plazo afecta las tasas de mortalidad. Se sabe que mientras más bajo es el nivel educativo mayor es la mortalidad infantil. Estamos hipotecando el futuro de esas poblaciones y condenándolos a la reproducción de la pobreza”.

Por último, la UCA hizo una estimación del porcentaje del total de la población en edad para cada nivel que habrá abandonado la escuela en el año 2021 o que asistirá con sobreedad.

Entre 2019 y 2021 calcularon que el déficit saltará del 31,9 al 35,7% en la secundaria, del 8,7 al 12% en la primaria y del 26,1 al 32% en el nivel inicial.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar