“Un profesor me tocó la cola y cuando iba subiendo las escaleras me..."

Nacional 04 de mayo de 2022
abuso

María (nombre ficticio) es madre de una de las alumnas que fue víctima de abusos por parte del profesor detenido,de Escuela Técnica Nº 11 “Independencia” en el Bº Virgen de Guadalupe, de Santiago del Estero.

Desde el pasado lunes, su vida se convirtió en un caos, pues su hija adolescente (14) regresó angustiada del colegio —tras haber pasado más de cuatro horas allí— y con el rostro desencajado le manifestó: “Hubo un problema en la escuela”.

“No quiero que te enojes ma, pero un profesor me tocó la cola. Cuando iba subiendo la escalera, él me metió la mano”, fueron las palabras de la estudiante, que cayeron como agua fría sobre María.

Desesperada corrió hasta el establecimiento en busca de respuestas, pero ya no había nadie. Ya de vuelta en su casa, su hija le contó que mientras se encontraba en el colegio, en un determinado momento el profesor acusado se acercó hacia ella y le tocó la cola por debajo de la pollera.

“Al día siguiente, cuando voy al colegio, no nos quisieron recibir en un principio, mientras el profesor estaba dando clases como si nada. Querían tapar todo”.

“Ahí ya había varios padres enterados y salieron a la luz otras situaciones graves que se estaban viviendo dentro del colegio. En ese momento otras chicas comenzaron a contar que también habían sido abusadas por este profesor”, explicó.

Según narró María, las víctimas coincidieron en decir que el educador les tocaba el cabello, las acariciaba la espalda y con sus dedos hacía dibujos subidos de tono. Indicó que tras esta situación, cuatro padres —entre ellos María— se presentaron en la Justicia y radicaron las denuncias.

“Mi hija fue trasladada a la Fiscalía donde recibió una muy buena atención. La contuvieron mucho y le hicieron una entrevista. Esta semana comenzarán las cámaras Gesell”, explicó.

Además sostuvo que también desde la Fiscalía les informaron que “se trata un proceso largo, que tenemos que ser pacientes y que se llegará hasta las últimas consecuencias, que es lo que queremos todos”.

Consultada si conocía con anterioridad al profesor detenido, María respondió: “Mi hija está en tercer año, comenzó sus estudios en esta escuela y este año fue la primera vez que tuvo contacto con este docente, antes a su materia la daban mujeres”. Además refirió que “hay alumnas que salieron egresadas de la escuela de hace varios años y dijeron que también fueron víctimas de este profesor”.

El colegio llevaba 7 años en el barrio Virgen de Guadalupe. Antes sus instalaciones estaban en el barrio Independencia, por lo que sospechan que el docente detenido lleva la misma cantidad de años en la institución.

“Me da mucha tranquilidad que esté detenido, y que no esté más en el colegio porque esta situación pudo haber llegado a mayores. Hay chicas que todavía no logran reponerse por eso debe haber justicia. No vamos a parar hasta que se llegue a las últimas consecuencias”.

"Está mucho más tranquila, contenida por la familia”

Consultada sobre el estado de salud de su hija, María contó que “ella ahora está mucho más tranquila que al comienzo de todo esto. Está contenida por toda la familia. Este es un proceso muy largo. Lo que sucedió es muy grave”. Además explicó que la menor continúa con sus estudios. “El día jueves cuando los chicos hacen una sentada esperando respuestas, llegaron autoridades del Consejo de Educación y del Ministerio de Educación. Ellos se entrevistaron con nosotros y nos pidieron que mandemos nuevamente a nuestros hijos a clases con el compromiso de que este profesor y otros dos denunciados serán separados de sus cargos”. Tal compromiso también habría servido para que las víctimas se calmaran y lograron volver a la calma diaria de los estudios.

Viernes, día clave para los dos nuevos acusados

Las estudiantes ya declaran ante las autoridades de la Fiscalía. Ante psicólogos y funcionarias de la Justicia, desde bien temprano, las alumnas proveyeron ayer detalles sobre los hechos alertados con un común denominador: los excesos de algunos profesores. Pese al hermetismo impuesto a las actuaciones, se sabe que la Fiscalía proyecta escuchar a las adolescentes hasta el viernes. Una vez que los profesionales tengan listas sus conclusiones, los funcionarios definirán el futuro de la nueva investigación. Por ende, recién entonces establecerán si imputan, piden detenciones, o no, a los dos profesores incorporados a la incipiente investigación.

Declaró la vicerrectora: contó cómo recibió la noticia

La vicerrectora de la Escuela Técnica Nº 11 declaró ayer en la Fiscalía. En virtud de lo delicada de la investigación, no trascendieron detalles del trámite. Sin embargo, se supo que la autoridad habría brindado precisiones sobre cómo tomó conocimiento de las denuncias formuladas por varios padres de las estudiantes. Vale destacar que el suceso generó dos investigaciones paralelas: por un lado, la Fiscalía profundiza en las presentaciones en contra del primer profesor, seis en total. Luego, se le adosaron otras, pero en contra de dos nuevos profesores. A la vez, las autoridades educativas abrieron un sumario, cuyos alcances no serán vinculantes de lo actuado por la Justicia.

Existiría un acta firmada por las autoridades

“Ella (por su hija) me cuenta que cuando el profesor la manosea ella avisa a las autoridades y ahí los llevan a todos a una sala de programación junto con integrantes del gabinete psicopedagógico, donde le hicieron una serie de preguntas, para saber qué había pasado”, explicó María. “Desde el vamos las autoridades del establecimiento actuaron mal porque si bien son adolescentes, no dejan de ser menores de edad y tenían que estar con al menos un tutor. Uno sabe como padre, desde que los mandamos al jardín, que si les pasa algo nos tienen que llamar”. “Cuando nosotros vamos a pedir explicación, ellos no nos quisieron atender. Cuando finalmente nos reciben lo hacen con muy pocas ganas y ahí nos dicen que no sabían nada. Situación que no fue así”, indicó. “Ese día lunes cuando se enteran de todo y hacen entrevistas con los chicos hicieron un acta en un cuaderno que está firmada por el rector y la vicerrectora, por eso ellos no pueden decir que no conocían la situación. Otros profesores también manifestaron que ‘lo que pasa en la escuela queda en la escuela’ sin dimensionar la gravedad de la situación”, explicó María. “A pesar de la gravedad, tenemos que agradecer que solo fueron tocamientos porque pudo haber terminado en algo mucho peor”, finalizó. /El Liberal

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar