Los 10 elementos de la tabla periódica más raros de encontrar

Sociedad 09 de noviembre de 2022
Los 10 elementos de la tabla periódica más raros de encontrar - 1

Los elementos químicos están en diferentes cantidades de abundancia, no solo en la corteza terrestre, sino en todo el universo. El hidrógeno, por ejemplo, compone el 75% de la materia total del universo, el helio un 23%, y en el 2% restante, se encuentran los 96 elementos que existen de manera natural. Los 22 restantes, para llegar a los 118 de la tabla periódica, se sintetizan artificialmente. 

Buena parte de la historia de la química está dedicada a analizar estas sustancias y su abundancia en lugares como pueden ser la corteza terrestre. Sin embargo, como ya hemos visto, muchos de ellos se encuentran en cantidades ínfimas en comparación con el oxígeno, presente en un 46% de la masa de la Tierra, o el silicio, que tiene el 27%. A partir del titanio y sus 0,44%, las diferencias se acortan y los materiales empiezan a ser cada vez más escasos. En esta nota hablaremos de los 10 que menos presentes están y en qué situación puede tratarse con algunos de ellos.

Radio

De los últimos 10, este es el más abundante. Este es un elemento extremadamente radiactivo, aproximadamente un millón de veces más que lo que es el uranio. Su descubrimiento se debe a las investigaciones de la, tal vez, la pareja más popular en la historia de la química: Marie y Pierre Curie, en 1898. En 1910 fue aislado como metal puro. En un primer momento, se usó para pinturas luminiscentes, como las que usan los relojes, pero luego, se descubrió que generaba distintos problemas en los trabajadores que estaban cerca y sin protección, desde llagas hasta cáncer óseo. Esto pasaba porque el cuerpo asimila al radio como calcio y lo deposita en huesos. Actualmente, solo se usa en medicina nuclear.

Los 10 elementos de la tabla periódica más raros de encontrar - 2

Polonio

Descubierto, también por los Curie en 1898, y recibió ese nombre en honor a Polonia, el país natal de Marie. Es también un elemento altamente radiactivo. Su polémica popularidad se debe a que fue uno de los compuestos que formó parte de la bomba atómica que Estados Unidos detonó sobre la ciudad japonesa de Nagasaki y a que diversos estudios han comprobado que derivados del polonio se encuentran presentes en el humo de los cigarrillos.

Plutonio

El número 94 de la tabla periódica, recibe su nombre por ser un elemento transuránico (por encima del uranio en la tabla periódica) y porque ya había sido nombrado previamente, el neptunio, en referencia a que el siguiente, era Plutón. Fue descubierto e identificado científicamente entre los años 1934 y 1941. En la actualidad se utiliza para la energía nuclear, pero su producción es costosa, por lo que se trabaja solo en reactores especializados. Fue otro de los detonantes utilizados en la bomba atómica que Estados Unidos arrojó sobre Nagasaki.

Neptunio

Obtenido por primera vez en 1940, el número 93 de la tabla, por Edwin Mattison McMillan y Phillip Abelson, luego de un largo debate científico al respecto de si era posible conseguir un nuevo elemento, luego del descubrimiento del último componente atómico, el neutrón, en 1932. Aunque no tiene uso comercial actualmente, si se usa para generadores de energía eléctrica de naves espaciales. 

Tecnecio

Este elemento tiene la característica de haber sido el primero desarrollado de manera artificial, de ahí es donde viene su nombre que significa “artificial” en griego. Carlo Perrier y Emilio Segré lo descubrieron en 1937. El tecnecio es uno de los elementos que, estando en menores cantidades en el mundo, más utilidades tiene, ya que se lo usa para muchísimos procedimientos de medicina nuclear, en diagnósticos de funcionamiento, siendo utilizado para estudios del cerebro, el miocardio, la tiroides, los pulmones, la vesícula biliar, los riñones, la sangre, el esqueleto o en el desarrollo de tumores. Al año, más de 10 millones de personas se hacen estudios gracias al tecnecio. 


IQOSLa alternativa al cigarrillo que obtuvo el visto bueno de Estados Unidos


Actinio
 

Descubierto en 1899 por André-Louis Debierne, es un elemento que tiene un característico color azulado al entrar en contacto con el aire. En la actualidad, debido a su radiación, tiene potenciales riesgos sobre la salud, por lo que su utilización se reduce a, por lo general, radioterapia, y en investigaciones científicas, por su posibilidad de proveer neutrones.

Radón

Es un gas noble y el quinto elemento radiactivo descubierto, por el físico alemán Friedrich Ernst Dorn. Los compuestos de radio emanan gases radiactivos que mantienen en ese estado durante un mes, por lo que es un elemento a tratar con mucha precaución. Dependiendo el suelo, pueden encontrarse en algunas casas.

Prometio

A pesar de que se predijo su existencia en 1902, la misma no se pudo probar hasta más de 40 años más adelante. Al ser un elemento tan inestable, los estudios sobre el mismo están incompletos. Puede usarse para fuente portátil de rayos x, para suministrar electricidad a los satélites o para láseres. 

Francio 

Este elemento se encuentra generalmente sintetizado, en la naturaleza su proporción es tan escasa (al igual que los otros mencionados, ocupan menos del 0,0001 de la superficie terrestre). Marguerite Perey lo descubrió en 1939, debido a su inestabilidad y a la poca cantidad que se puede conseguir, solo ha sido útil para investigaciones biológicas. 

Astato

Entre los avances científicos más notorios está el descubrimiento del Astato, el elemento más escaso de la corteza terrestre. El mismo fue descubierto por el trío de Corson, MacKenzie y Segré de la Universidad de Berkeley. Más allá de su inestabilidad, la poca cantidad que se ha podido generar (se han producido cerca de 0,05 microgramos de astato y en todo el planeta, hay, apenas, 25 gramos de este material) y la poca duración que un átomo de astato tiene antes de descomponerse (aproximadamente unas 8 horas), es extremadamente radiactivo. Y esto podría postular al elemento, en un futuro, como un tratamiento oncológico revolucionario, ya que podría ser usado como radiofármaco, debido a que las partículas que genera, tendrían la capacidad de entrar en el diámetro de una celular cancerosa.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar