Rosácea, las 5 dudas más frecuentes

Salud 20 de julio de 2017
Cuando nuestra piel muestra señales de enrojecimiento y prurito es probable que nos encontremos ante un caso de rosácea. Síntomas, advertencias y consejos para su detección y tratamiento.
Rosacea

Así como lo explica la médica dermatóloga Laura Masaro, la rosácea es una enfermedad que afecta a la piel y se manifiesta con síntomas de enrojecimiento, granos y en etapas avanzadas, engrosamiento de la piel. Alrededor de 40 millones de personas en todo el mundo la padecen y el 21% de las personas evita el contacto social debido a su piel.

A la hora de hablar de rosácea es clave diferenciarla de otros enrojecimientos dérmicos. El enrojecimiento de la piel puede deberse a múltiples condiciones. Este síntoma es muy común en las personas que padecen rosácea, una afección inflamatoria y crónica de la piel, que afecta principalmente las convexidades de la cara como nariz y  mejillas, y evoluciona por diferentes etapas.

Al inicio, se manifiesta con ruborización y enrojecimiento persistente, a veces con sensación de picazón o ardor, y pequeños vasos sanguíneos visibles. A medida que pasa el tiempo se pueden presentar brotes de granos (papulopústulas) y engrosamiento de la piel. También, los ojos pueden estar comprometidos, y se observan llorosos, irritados y enrojecidos.

Causas

Las causas aún no se conocen con exactitud. Algunos desencadenantes pueden causar una exacerbación del padecimiento; son numerosos y están vinculados con eventos comunes de la vida diaria, variados, distintivos y relevantes para cada individuo en particular

La mayoría de los casos se presentan en adultos, generalmente entre los 30 y 50 años, y es más frecuente en mujeres de piel clara, pero puede afectar a  todo tipo de personas.

Cuidados y tratamientos

Como primera medida hay que evitar factores desencadenantes como ser la exposición solar. Por otro lado, existen ciertos alimentos que pueden desencadenar exacerbaciones de enrojecimiento facial, particularmente aquellos condimentados, las comidas calientes o abundantes, los productos lácteos como yogur y chocolate y  determinados cítricos. Cabe destacar que es un mito que el enrojecimiento facial es causado por el abuso del alcohol, pero si se debe aclarar que las bebidas alcohólicas y las bebidas calientes pueden desencadenar la afección.

El tratamiento puede ser tópico y/u oral, y dependerá del estado de la rosácea. Actualmente las tecnologías de última generación colaboran con quienes la padecen.  

Consejos para tener en cuenta:

  • No exponerse al sol y usar protector solar diario.
  • Utilizar jabones suaves 100% naturales, como el de manzanilla o avena.
  • Evitar el agua excesivamente caliente y los baños de vapor.
  • Se desaconsejan las bebidas y alimentos muy calientes, así como los picantes.
  • Evitar peelings, exfoliantes, frotes y masajes de la piel, así como las esponjas, cepillos, u otros abrasivos.
  • No usar cosméticos que contengan alcohol, aceite, fragancias, resecantes o excesivos conservantes. Utilizar cosméticos para pieles sensibles, sin fragancias, hipoalergénicos y suaves.
  • Aplicar compresas de té de manzanilla o té de tomillo frío ya que son desinflamantes
  • No utilizar cremas con corticoides: brindan una mejoría inicial de las rojeces, pero al suspenderlos empeorará el cuadro. Hay casos de rosácea esteroidea dadas por la aplicación de corticoides en forma prolongada.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar