Dos leyes sobre la menstruación que generan polémica

Nacional 29 de julio de 2017
Una se basa en una licencia especial para los días en las que las mujeres tengan su periodo menstrual y otra que permite abaratar los costos de los productos de higiene.
10-CRISTO 2

Muchas mujeres sufren cada mes de cólicos menstruales. Estos dolores se producen cuando el útero no fecundado despide el endometrio. Pero fuera de una descripción biológica, la situación implica una dificultad social de las mujeres para desenvolverse en su vida normalmente.

Las mujeres gastan más que los hombres artículos de higiene personal por la menstruación.
En principio, el aspecto económico puede generar en muchos casos una dificultad para las mujeres que necesitan gastar alrededor de 1200 pesos anuales en elementos de higiene personal como tampones, toallitas, copas menstruales.

Para muchas puede no ser un gasto significativo pero según el Indec, el 30% de los argentinos se encuentra bajo la línea de pobreza. El 30% de los ocupados -5 millones de personas- cobra menos de $ 5300, otros 3,2 millones de ocupados percibe menos de $ 4000 y hay una franja del 10% que cobra menos de $ 2000 por mes

Por este motivo, la organización "Economía Femini(s)ta" propuso durante el último Paro Internacional de mujeres el 8 de marzo una campaña a la que llamaron "MenstruAcción". Esta iniciativa se convirtió en un proyecto de Ley que ya presentó la diputada Victoria Donda en el Congreso.


Donda llevó al Congreso la iniciativa.
Según publicó el diario La Nación, las demandas puntuales son: la provisión gratuita de artículos de higiene menstrual en escuelas, universidades, comedores, cárceles, espacios comunitarios y refugios para personas en situación de calle y la quita del IVA para que sean considerados lo que realmente son: artículos de primera necesidad cuyo acceso debería ser gratuito e irrestricto.

Al respecto, la legisladora analizó: "Para mujeres de menores recursos, el ahorro de una suma anual promedio de $ 1200 por mujer del grupo familiar es significativo".

Pero otra idea le quita el sueño a los empleadores que ya deben decidir entre contratar a una mujer que falta tres meses a trabajar cuando se queda embarazada, no asiste al lugar de trabajo cuando sus hijos se enferman y ahora podría contar con el "beneficio" de quedarse en casa cuando sufre de cólicos menstruales.


Según la última Encuesta Permanente de Hogares del Indec, las mujeres cobran un 27% menos que los varones por iguales tareas y la desocupación las afecta en mayor porcentaje (10,5%). Pero en Italia la discusión fue más lejos y actualmente se propone que aquellas que tengan fuertes dolores durante su periodo menstrual puedan acceder a una licencia especial.

Esta normativa -que ya fue aprobada en Japón y algunas empresas del Reino Unido la aplica- podría generar una nueva desventaja frente a los compañeros varones a la hora de competir por un puesto a pesar de que no sea una enfermedad.


Las mujeres ya tienen "desventajas" en las entrevistas laborales por el "riesgo" de quedar embarazadas.
Mientras que aquellos que están de acuerdo con las "licencias laborales por menstruación" consideran que es una manera de empezar a romper el tabú y de reconocer las diferencias entre hombres y mujeres para lograr la equidad de género.

Pensar que una mujer pueda perder una oportunidad laboral para la que está igual de calificada que un compañero por una situación biológica inevitable es incomprensible pero no deja de ser una realidad.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar