Juicio a ex monja: Aseguran que no muestra rasgos de falsedad en su discurso

Justicia 07 de noviembre de 2019
Así lo señaló Liliana Rodríguez, psicóloga de la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico de Argentina. La religiosa, quien denunció en 2016 al sacerdote Agustín Rosa Torino por abuso sexual, está por el mismo delito contra un menor.
valeria
Valeria Vanesa Zarza

El juicio seguido contra la exmonja Valeria Vanesa Zarza (46), imputada por abuso sexual simple continuado y abuso sexual gravemente ultrajante continuado, en concurso real, continuó hoy con la declaración de dos testigos.

A través de videoconferencia declaró desde La Plata la psicóloga Liliana Rodríguez, de la Red de Sobrevivientes de Abuso Eclesiástico de Argentina, quien señaló que Zarza se comunicó con la red a fines de 2015, a través de Facebook y, a partir de ese momento, le ofrecieron acompañamiento psicológico y asesoramiento legal.

La consulta de la exmonja fue en relación a la denuncia por abuso sexual que radicó contra un sacerdote de la congregación Discípulos de Jesús de San Juan Bautista, a la cual ella pertenecía.

Rodríguez contó que cuando se entrevistó con la exmonja advirtió que se trataba de una persona que había pertenecido a una comunidad religiosa y que, al salir, había quedado desarticulada para enfrentar las cuestiones cotidianas de la vida civil. "Se la veía aislada y era consciente de los riesgos que corría por haberse retirado de la comunidad de la manera en que lo hizo. Se la veía preocupada por sus exhermanas religiosas y se esforzaba por acomodar su vida al “afuera”.

La testigo hizo alusión luego a situaciones de hostilidad que atravesó Zarza y que la notificación sobre su calidad de imputada en otro juicio fue un impacto muy fuerte.

Consultada por el fiscal, la profesional afirmó que no tuvo casos de víctimas de abuso sexual que luego resultaran acusadas por el mismo delito como victimarios o victimarias. Señaló que el 98 % de los sobrevivientes con los que tiene contacto la red fueron víctimas de curas. Precisó que conoce un solo un caso donde la denunciada es una monja, en Mendoza.

La profesional dijo que no notó rasgos de mendacidad (hábito o costumbre de mentir) en el discurso de Zarza. Precisó que obtuvo esa conclusión a partir de la escucha, que es una de las herramientas de abordaje que tienen los profesionales en psicología, y aclaró que no le realizó tests psicológicos a la exmonja porque no corresponde al rol de acompañante que desempeña dentro de la red. Explicó que este es un modo de intervención diferente al del psicólogo tratante.

Finalmente sostuvo que, según su parecer y experiencia, no se puede afirmar contundentemente que una víctima de abuso sexual tienda a repetir esa conducta con otras personas.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar