Con protocolo presentado, salones de fiestas infantiles esperan volver a la actividad

Sociedad 28 de julio de 2020
El rubro debió cerrar sus puertas hace casi 6 meses y vive una situación crítica, por lo que con un escrito con 23 puntos a seguir, piden reabrir. Casi la mitad de los peloteros, ya cerró definitivamente.
Moana Pelotero

Dueños de salones de fiestas infantiles, ahogados de deudas y sin ingresos hace casi 6 meses, presentaron un protocolo que les permita volver a la actividad. Lo hicieron el 7 de julio con la ayuda del concejal Francisco Benavidez.

En diálogo con InformateSalta, el propietario de Moana Pelotero, Matías Caporaso, detalló que el escrito contempla 23 puntos, entre los que se destacan el funcionar de martes de domingo de 10 a 20 horas; 2 horas de tiempo de cada turno; desinfección del calzado y manos al ingreso; uso de barbijos o cubrebocas social para todas; formas de pago para evitar tocar efectivo; control de check in previo a la base de invitados que no permite el ingreso de ninguno que no esté inscripto; los vestuarios no van a estar habilitados.

Se va a promover por micrófono el distanciamiento social entre los padres, declaración jurada de cada usuario para entrar al salón. Cada 50 metros va a haber rociadores de alcohol diluido al 70%, en los baños dispenser con jabón líquido antibacterial, se colocaran trapos de piso al ingreso y a mitad del salón”, detalló.

En cuanto al personal, ninguno podrá trasladarse en transporte público; no podrá ingresar quien no esté consignado en la planilla; deberán usar barbijo y guantes y deberán hacer limpieza y desinfección entre turno y turno, para lo que se dispondrá de una hora de tiempo.  “Podemos tener un control de más desinfección, de distanciamiento social en los padres, vamos a reducir la capacidad al 50%”.

Moana Pelotero2

En este sentido, detalló que de los 50 salones aproximadamente que hay en Salta, 20 ya decidieron cerrar definitivamente sus puertas al no poder mantenerse, al no poder afrontar los gastos de impuestos ni haber logrado un acuerdo por el alquiler, el que en muchos casos ronda entre los 80 y los 90 mil pesos mensuales.

“Estamos a la espera que nos tengan en cuenta porque la verdad que son muchas las familias que viven de esto, los que defendemos nuestro rubro, se invirtió mucha plata en los salones, es un rubro que es bastante difícil de mantener por los altos costos, ya hace 6 meses que la venimos aguantando y queremos por lo menos empezar de a poco y tener respuestas para poder abrir. La única ayuda son los créditos pero no estamos en condiciones de endeudarnos más”, indicó.

Asimismo, contó que muchos de sus colegas se vieron en la obligación de reinventarse, vendiendo tortas, pizzas, frutas y verduras. “No pensaron en sacar los inflables y alquilarlos en casas, por respeto y por todo lo que se está viviendo”.

Finalmente, subrayó “somos microemprendedores y no dependemos de nadie. No vemos las horas de reabrir nuestras puertas, de trabajar con el protocolo, pero queremos volver. Estamos en una situación muy crítica”.  

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar