El drama de los 4.300 empleados de Garbarino para sobrevivir: no cobran hace meses y la empresa está fundida

Nacional 29 de julio de 2021
Garbarino

Ya no hay margen de espera para las miles de familias que dependen de lo que ocurra con el futuro de la cadena Garbarino Compumundo.

Los más de 4.300 empleados del retail, hoy al borde de la convocatoria de acreedores, se preparan para iniciar un cuarto mes sin cobrar haberes, con aguinaldos adeudados y sin ningún tipo de asistencia en términos de cobertura de salud.

Por supuesto que tampoco perciben aportes y tanto en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) como en el interior de la Argentina se multiplican los trabajadores que deciden permanecer en los locales a la espera de alguna solución.

"Hay compañeros en situación oncológica, empleadas con embarazo de riesgo. Somos víctimas de una estafa", expuso Carlos, uno de los trabajadores del centro de distribución que la cadena aún posee en La Tablada.

"Somos los trabajadores de Garbarino quienes padecemos las consecuencias por un empresario –en referencia a Carlos Rosales, dueño actual de la cadena– que quiere llenarse los bolsillos y dejar a toda la gente en la calle", añadió. Los testimonios que dan cuenta del momento dramático que atraviesan los empleados del retail llegan día tras día a iProfesional.

"Tenemos empleados que directamente se encuentran en situación de indigencia", expresaron sendos delegados de los trabajadores consultados.

Aseguraron que tanto en el interior profundo de la Argentina como en el conurbano bonaerense "hay familias que no perciben un ingreso desde hace al menos 3 meses, por lo que no pueden afrontar el pago del alquiler o directamente comprar la comida".

En las últimas horas, Domingo F., otro representante de los trabajadores afectados por los incumplimientos de la firma, aportó más detalles de la desesperación que predomina en el personal de la empresa.

"Los trabajadores no están pudiendo pagar sus cuentas. Hay familias muy endeudadas. Hay empleados que están haciendo changas. No queda otra alternativa para la mayoría. De alguna forma los empleados y sus familias tienen que comer. La mayoría tiene las tarjetas cortadas", afirmó a iProfesional.

Según pudo saber este medio, hay cientos de empleados que, al no cobrar hace meses, se vieron forzados a utilizar su auto para trabajar como choferes de Uber, mientras que otros econtraron la manera de generar unos pesos haciendo delivery. Todo esto, claro, a la espera de que la empresa regularice los pagos.

"Muchos trabajan, también, para pagar alguna que otra deuda. A eso hay que sumarle que estamos sin cobertura médica. Se sigue manteniendo la misma condición de los últimos meses. Las audiencias que se están dando son en el interior del país, no en Buenos Aires. Se habla de que habrá un fideicomiso para, en principio, pagarles a todos los proveedores y, de esa forma, activar otra vez la rueda que permitirá normalizar los sueldos. Pero hasta ahora no hay nada", dijo.

Deuda acumulada


Garbarino acumula casi 3.400 cheques rechazados por 4.900 millones de pesos, según la Central de Deudores del Banco Central. A eso se suma que se dilata la reactivación de las plantas de Tierra del Fuego, donde hay casi 300 operarios que reclaman el pago de haberes.

Casi la totalidad de los 105 locales de la compañía permanecen cerrados en la actualidad. En el interior de la Argentina la situación de los empleados es igual o peor que en el AMBA.

"Hace cuatro meses que no nos abonan el sueldo. En nuestro caso, sólo estamos cobrando el REPRO que nos da el Gobierno nacional a partir del escenario de pandemia de coronavirus", expuso Claudio Bustamante, encargado de depósito de Garbarino en la ciudad de Córdoba.

"Tenemos todas las prepagas impagas por más que las descuentan de nuestro salario, salario que no vemos al igual que el aguinaldo, y nos deben también el bono de fin de año", agregó el empleado del retail. Para enseguida remarcar que "el Sindicato de Empleados de Comercio brilla por su ausencia".

Precisamente desde ese gremio reconocieron a iProfesional, a principios de esta semana, que durante julio se multiplicaron los nombres de quienes ya directamente se dieron por despedidos y activaron la búsqueda de nuevos trabajos.

"Hay empleados que directamente se encuentran en situación de indigencia", afirman delegados.


Hace dos semanas, desde la cadena de electrodoméstico se informó que existía un nuevo interesado en capitalizar la empresa, pero desde entonces a esta parte no trascendieron más novedades.

Las dos plantas que la empresa en cuestión tiene en Tierra del Fuego siguen sin funcionar y no se logra destrabar el conflicto gremial con más de 250 operarios que trabajan allí, todos enrolados en la Unión Obrera Metalúrgica (UOM).

Digital Fueguina y Tecnosur están ubicadas en Río Grande y forman parte de los activos del grupo que compró Carlos Rosales en junio del 2020, cuando el empresario adquirió el 100 por ciento de la empresa, junto con Compumundo, la unidad de viajes y la financiera Fiden. /iProfesional

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar