La cumbre del cambio climático cerró con escasos avances y deudas pendientes

Internacionales 19 de noviembre de 2017
La conferencia del clima de la ONU (COP23) se cerró con un aire de resignación y con numerosos frentes para luchar contra el cambio climático que quedarán abiertos hasta 2018.
cop 23
Algunos de los referentes mundiales que participaron de la COP23. - Foto: Ámbito Financiero

Ámbito Financiero/ El objetivo principal de los casi 200 países, reunidos en Bonn durante dos semanas, era empezar a redactar el reglamento del histórico Acuerdo de París para impedir que la temperatura del planeta aumente más de 2º C respecto a la era preindustrial. 
Pero en el tintero quedan otros aspectos que provocaron, de nuevo, tironeos entre países ricos y en desarrollo. La causa, el año 2020.  En esa fecha los miembros deben haber revisado, principalmente, sus compromisos de reducción de gases de efecto invernadero, y más importante aún, sus compromisos financieros para la lucha.

Sin dinero, recuerdan los países con menos recursos como Fiyi, que presidió esta COP23 pero que no pudo hacerlo en su territorio por falta de logística, su contribución a la lucha contra el calentamiento del planeta será escasa.

Las decisiones de fondo sobre esos temas quedaron postergadas hasta la COP24, que se celebrará en diciembre de 2018 en Katowice (Polonia), según todas las fuentes negociadoras y ONGs asistentes.


La COP23 de Bonn ha sido una etapa intermedia de la negociación, coinciden los asistentes.

"La 'pata débil' son los métodos de implementación [del Acuerdo], no solamente el acceso a financiamiento y recursos sino transferencia de tecnologías y gestión de capacidades" para ayudar a los países en desarrollo, explicó la canciller de Ecuador, María Fernanda Espinosa, que representa al G77 y China (134 países).

El Fondo Verde creado en la COP de Cancún de 2009 es un ejemplo de ello. "Ya han pasado 8 años, se esperaban 100.000 millones de dólares anuales, y eso no ha ocurrido. Lo que hay en la cesta son 6.000 millones", criticó.

Las principales ONG presentes en la Cumbre reconocieron algunos avances, pero alertaron del alcance de los pasos que se deben dar aún. 

El Fondo Mundial de la Naturaleza (WWF) reconoció en un comunicado el progreso alcanzado en "sentar las bases para aumentar la ambición en la lucha contra el cambio climático hasta 2020 y más allá", pero avanzó que la próxima cumbre será clave para consolidar esos avances. 

La cita de Bonn ha servido para acordar "cuestiones críticas" como las acciones de los países desarrollados hasta 2020, así como la inclusión de las cuestiones de género y las comunidades indígenas en la lucha contra el calentamiento global. 

No obstante, "queda mucho para asegurar que se aprovecha la pequeña ventana de oportunidad"para lograr que las temperaturas no aumenten más de dos grados frente a los valores preindustriales. 

En una dirección similar, Paula Caballero, directora del Programa de Cambio Climático del Instituto de Recursos Mundiales (WRI), apuntó en un comunicado los avances, pero agregó que los negociadores tienen "bastante tarea" pendiente. 

Los progresos, explicó, se han producido en "sentar las bases para concluir el año que viene las reglas que apuntalan el Acuerdo de París" y en "preparar el terreno para que los países se comprometan a mejorar sus planes climáticos nacionales para 2020"

Greenpeace aplaudió también "la ambición reforzada y la inclusión de la acción previa a 2020", en palabras del responsable de su delegación política en la COP23, Jens Mattias Clausen

No obstante, Clausen agregó que queda la "enorme tarea de concluir el libro de reglas de París para el año que viene", por la letra pequeña del acuerdo sellado en 2015 en la capital francesa. 

"La COP de este año centró su atención en los efectos del cambio climático y la necesidad de responsabilidad, pero fracasó en lograr apoyo concreto para los estados-isla", argumentó

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar