Juicio por la niña wichí: Su testimonio fue clave en la investigación

Justicia 25 de febrero de 2019
Un expediente lleno de vicios podría haber beneficiado a los acusados, pero el relato de la víctima es contundente al igual que el de sus amigas que vieron todo lo ocurrido.
Asistencia niña wichi

En un caso en el que no hubo suficientes pruebas forenses que complique a los acusados, tal como algún cotejo con muestras extraídas de las prendas o de un hisopado practicado a la víctima, la prueba central que maneja la fiscalía en contra de los ocho acusados gira en torno a la declaración de la víctima, de las dos testigos menores y la de los profesionales que realizaron los estudios psicológicos y psiquiátricos de la niña y los imputados.

Con la ventaja de que estos elementos de pruebas no fueron rebatidos durante el juicio, sino que se fortalecieron a la vez que la testimoniales de la defensas no tuvieron el efecto esperado debido a que las personas se mostraron endebles al momento de responder sobre las coartadas de los ya condenados.

Frente a un caso en el que se cometieron muchas irregularidades en la etapa inicial de la investigación, tanto por parte de la policía como de la justicia, la posición de la fiscalía en el juicio se vio fortalecida por las actuaciones que se dispusieron una vez que la causa se retomó con mayor profundidad.

wichis-700x357

Se espera que el fiscal penal, Pablo Cabot, quien llevó adelante la acusación en el debate no tenga problemas en acreditar una vez el hecho y responsabilizar de ello a los ocho acusados, puesto que las declaraciones de dos testigos claves y de la víctima fueron contundentes en su contra. Así es que, esta tarde, el tribunal condenó a diecisiete años de prisión efectiva, el máximo contemplado para el delito por el cual los imputados llegaron a juicio.

La defensa, en tanto, trató de desacreditar la acusación a partir de una supuesta rivalidad social entre criollos y wichis.  Aunque el debate se lleva adelante en la ciudad de Tartagal, muy lejos del lugar donde ocurrió el abuso sexual, en el desarrollo del juicio quedo en evidencia que wichis y criollos efectivamente no se llevan nada bien, no obstante, parecen haber generado los espacios para convivir.

De las declaraciones, tanto de los acusados como de los testigos a lo largo del debate, se pudo advertir cierta grieta social entre el wichis y criollos, una relación peligrosa que está a flor de piel entre los habitantes de Alto La Sierra, donde ahora, a partir del fallo de este caso, seguramente se profundizará.

Wichi

Desde las comunidades aborígenes, el principal reclamo hacia los criollos gira en torno a la venta del alcohol y drogas a sus hijos, hecho por el cual los hacen responsables sin asumir ninguna culpa en esta problemática, lo que a su vez es reprochado desde el otro sector de la población.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar