Con una marcha, familiares recuerdan a los 7 tripulantes salteños del ARA San Juan

Sociedad 15 de noviembre de 2019
Al cumplirse dos años de la desaparición del submarino, continúa el pedido de justicia. Sus familias caminan por el centro salteño con globos y carteles.
Marcha ARA San Juan

A dos años de la desaparición del submarino ARA San Juan, familiares y amigos de los 7 tripulantes salteños marcharon desde el monumento Güemes hacia Plaza 9 de Julio para recordar a sus seres queridos, y exigir Justicia.

"Todavía no tenemos ninguna noticia de lo que pasó realmente, es indignante vivir así", comentó el hermano de Robero Medina ante las cámaras de InformateSalta.

En tanto, Faustino, papá de Ramiro Arjona, dijo que fueron dos años de sufrimiento y de mentira. "Estoy seguro que mi hijo está vivo", expresó.

"Vamos a seguir en la lucha, lo único que pido es que haya justicia", dijo un familiar de Jorge Valdez, a nuestro medio.

Por último, familiares de Sergio Cuellar, expresaron la angustia y la incertidumbre que viven desde hace 2 años. "Se va a hacer justicia cuando esté el ARA San Juan afuera del agua", dijo.

Los salteños en el ARA San Juan


Marcelo Enríquez era de El Quebrachal. Marcelo estaba casado, y dejó en tierra dos hijas: (de 11 y 7 años), las que se radicaron en Mar del Plata cuando él se unió a la Armada. Además Marcelo era hermano de tres salteños, un varón que vive en Ushuaia y dos mujeres que están en Salta.

Sergio Cuellar tenía 35 años, era oriundo de Salvador Mazza. “Alguna vez soñó con defender a la patria y se quedó en la Armada Argentina…Mi familia pide una oración por ellos”, publicó en las redes sociales Lucio Segundo, su tío.

Ramiro Arjona, de Campo Quijano, se enlistó en la Armada hace más de 10 años, tiene dos hijos y su pueblo natal aún reza por su aparición con vida.

Jorge Valdez era oriundo de Yrigoyen. Jorge terminó de estudiar y comenzó su vida en Buenos Aires. Regresaba a Yrigoyen durante sus vacaciones.

Roberto Daniel Medina tenía 40 años y era el maquinista del submarino. Su hermana, Paola Medina, contó que Roberto dejó Salta para irse a Mar del Plata ni bien terminó el secundario y desde entonces ingresó a la Armada Argentina. La familia Medina vive en Atocha y la última vez que se comunicaron con él fue el 8 de noviembre cuando Roberto se encontraba en Ushuaia. En aquél entonces no les contó acerca de ningún inconveniente en el submarino. Medina estaba casado con una mujer también salteña y vivían junto a sus dos hijos en Mar del Plata

Cristian Ibáñez. Trabajó 10 años en el submarino. Su madre contó que la última vez que hablaron fue por teléfono, antes de que él se embarcara.

Luis Carlos Nolasco tenía 30 años y en 2007 dejó Salta para ingresar a la Armada Argentina y cumplir así un sueño por el que venía luchando desde hacía años, incluso cuando todavía cursaba en la Escuela Técnica n° 1 «República de la India», de donde se egresó en 2004 con el título de técnico electricista.

 

 

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar