Aborto: se aprobaría en Diputados, pero hay dudas en el Senado

Legislativa 03 de marzo de 2020
Alberto Fernández será el primer presidente argentino en enviar un proyecto de ley para legalizar el aborto en nuestro país. El impulso del Ejecutivo puede ser clave para destrabar la aprobación de una norma que genera polémica y posiciones encontradas en la mayoría de los espacios políticos.
campaña dip

Alberto Fernández se convertirá en los próximos días en el primer presidente argentino en enviar un proyecto de ley para legalizar el aborto en nuestro país. El impulso del Ejecutivo puede ser clave para destrabar la aprobación de una norma que genera polémica y posiciones encontradas en la mayoría de los espacios políticos. Al igual que en 2018, la ley pasaría sin problemas el filtro de la Cámara de Diputados, pero encontraría una importante resistencia en el Senado.

De acuerdo a un relevamiento realizado por Infobae, en Diputados la media sanción se conseguiría con mayor margen que en 2018. El resultado de la votación en la Cámara Baja sería 113 votos a favor de la legalización y 99 en contra, mientras que 44 diputados que ingresaron en el último recambio parlamentario aún no han hecho públicas sus posturas.

Por Juntos por el Cambio entraron Adriana Cáceres en lugar de Guillermo Montenegro, que había votado en contra en 2018, y José Patiño por Elisa Carrió, también militante de “las dos vidas”. Los dos nuevos integrantes votarán a favor.

Por el lado del Frente de Todos, Liliana Schwindt ocupará el lugar del canciller Felipe Solá. Aquí no hubo cambios ya que el exgobernador había votado a favor de la ley y su reemplazante hará lo mismo.

El Frente de Todos, con 67 votos, es la bancada más “verde”, mientras que Cambiemos aporta 41 votos a favor. Un dato llamativo es que en el bloque del mendocino José Luis Ramón (Unidad Federal para el Desarrollo) 7 de sus 8 integrantes son “celestes”.

De los indecisos, 27 corresponden al Frente de Todos, 14 a Juntos por el Cambio y 3 al Interbloque Federal que lidera Eduardo “Bali” Bucca. Es por esto que se especula que la mayoría se terminará abroquelando detrás de la posición impulsada por el presidente y la norma pasaría el filtro de Diputados sin mayores problemas.

¿Qué pasará en el Senado?
Si bien los números están parejos, el optimismo es mayor que en 2018 por varios motivos. El primero es que la diferencia es bastante menor. En aquel entonces, el no al aborto triunfó 38 a 31. Ahora, la discusión estaría en 35 a 32 con cinco indecisos, de los cuales al menos dos votarían a favor. Lo que juega a favor de los "verdes" es que José Alperovich (en contra) no estaría habilitado para votar por estar suspendido debido a la denuncia por abuso sexual en su contra. Esto dejaría el resultado preliminar en 34-32.

El grupo de indecisos lo componen tres senadores del Frente de Todos, uno de Juntos por el Cambio y Lucila Crexell, que se abstuvo en 2018. Los cuatro restantes no participaron del anterior debate.

Otro motivo que ilusiona a los "verdes" es la decisión política a favor de la ley que surgirá desde el Ejecutivo, algo que no ocurrió con Mauricio Macri de presidente, ya que el exmandatario habilitó el debate pero no se involucró.

 La composición del Senado también ilusiona a los "verdes". No solo ahora la presidenta es Cristina Kirchner -que votará favorablemente en reemplazo de Gabriela Michetti, ferviente militante “celeste”- sino que el bloque del Frente de Todos tiene 41 miembros, es decir, la mayoría.

En la Cámara Alta, de los 32 a favor, 21 son del kirchnerismo y tan solo 10 del macrismo. El Frente de Todos también tiene varios senadores en contra (17) que corresponden a los representantes de las provincias más tradicionales como Santiago del Estero, Salta y Formosa. Pero, al igual que en Diputados, esto de alguna manera lo favorece para poder negociar o que cambien su voto o que se abstengan.

El proyecto
Todavía no se conocen detalles del texto, pero sí se sabe que tendrá diferencias con el presentado en 2018. También se lanzará un programa de Educación Sexual Integral y se enviará otro proyecto que instaure el “Plan de los 1000 días”, destinado a asistir a las mujeres en situación de vulnerabilidad social que quieran continuar con sus embarazos.

Una de las especulaciones era que se bajaría la posibilidad de abortar a la semana 12, pero en principio quedó descartado y continuará siendo hasta la 14. Ligado a esto, se seguirán manteniendo las excepciones previstas en el Código Penal, que permiten llevar a cabo la práctica más allá de este plazo: cuando corre riesgo la vida o la salud de la persona gestante o en caso de violación.

Te puede interesar