El país del vale todo: El "gordo del mortero" es candidato desde la cárcel

Elecciones 2021 12 de agosto de 2021
sebastian-romero-gordo-mortero

El militante de izquierda Sebastián Romero, popularmente conocido como "el gordo del mortero" por su participación en los incidentes en las afueras del Congreso en diciembre de 2017, se postuló como precandidato a Senador por la provincia de Santa Fe.

El dirigente, que se encuentra cumpliendo prisión domiciliaria tras haber sido extraditado desde Uruguay, donde había pasado dos años y medio prófugo de la Justicia, dijo que es "el único candidato preso político que hay en la Argentina".


adCayó el "Gordo Mortero": estaba prófugo y ofrecían $1.000.000 de recompensa


Romero apuesta ahora a ocupar una banca en el Congreso de la Nación en representación de la provincia de Santa Fe: integra la lista del Partido Socialista de los Trabajadores Unificado (PSTU), dentro de la interna del Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT), donde ocupa el último lugar de la lista de suplentes.

En una reunión virtual con militantes del PSTU en el contexto de su postulación, aseguró: "Hoy soy el único candidato preso político que hay en Argentina, pero no soy el único preso político, teniendo en cuenta que tenemos a Milagro Sala y Luis D Elía".

El precandidato a senador nacional comparó la gestión de Mauricio Macri al frente de la Casa Rosada con la de Alberto Fernández, y sostuvo que si bien en el gobierno anterior "fue perseguido", también cuestionó al oficialismo por la polémica sobre los presos políticos. "Todos fuimos perseguidos por el gobierno anterior, que nos persiguió, nos empobreció y nos dejó sin trabajo con políticas de saqueo y represión".

En esa línea, sobre el gobierno actual, analizó: "Pero este Gobierno no está siendo distinto con las políticas que lleva adelante, y hasta sigue teniendo presos a compañeros mismos de sus organizaciones", planteó. "Es una batalla que tenemos que seguir dando con los compañeros, porque se dice que es democracia pero no lo es", agregó.

Sebastián Romero, quien se desempeñaba como delegado de la automotriz General Motors, fue uno de los emblemas de los incidentes que se produjeron en diciembre de 2017 en las inmediaciones del Congreso de la Nación, mientras se debatía la reforma previsional.

La imagen de él mientras utilizaba un palo para sostener un elemento pirotécnico y lo apuntaba hacia los efectivos de la Policía trascendió públicamente, y desde allí se lo conoce popularmente como "el Gordo Mortero".

Debido a su accionar durante los incidentes que se generaron en la manifestación, Romero fue buscado por la Justicia y se dio a la fuga. Permaneció durante dos años y medio prófugo, hasta que fue capturado en Uruguay, cerca de la frontera con Brasil, y fue extraditado.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar