Salteño abusó de la hija de su pareja de 14 años: fue detenido y golpeado por familiares y vecinos

Policiales 25 de agosto de 2021
abusador...

Ocurrió en Cerrillos. Al quedar el descubierto, el abusador intentó escapar de la vivienda, pero fue retenido por su pareja y una hermana, a quienes luego se le unieron varios vecinos que lo agarraron a golpes.

El violador, de 42 años, se encuentra ahora detenido con prisión preventiva por orden de la jueza de Garantías 8 Claudia Puertas. Su detención se registró en una casa de la localidad de Cerrillos, los primeros días de julio pasado, cuando la tía de la adolescente que violó lo delató, conoció InformateSalta.

Según lo denunciado por la madre de la víctima, se enteró de los abusos sufridos por su hija, cuando su hermana, de 32 años, llegó a su casa con la menor. “Estaba muy enojada”, explicó. En seguida, sin dar vueltas, la tía reveló: “tu marido le hizo… a la nena”.


abusoEstremecedores detalles del abuso sexual en manada a un joven con retraso mental


La revelación la dejó en shock, momento que el abusador, sin decir nada, fue en busca de sus cosas para darle a la fuga, sin embargo, la madre de la víctima y su hermana le impidieron salir, a la vez que llamaron al 911 para que vengan a detenerlo.

Los gritos alertaron a otros familiares que viven en la misma casa, algunos de los cuales salieron afuera y revelaron a vecinos, que se habían acercado a la casa por los gritos, lo que había ocurrido con la menor, muy querida en la cuadra.

Y vaya que sí, pues algunos vecinos lograron irrumpir en la casa y golpearon al violador. A los pocos minutos, una patrulla del 911 apareció en la vivienda y se llevó detenido al abusador mientras los vecinos le gritaban de todo.


La joven de 14 años no dejaba de llorar por todo lo sucedido y sufrido a manos de la nueva pareja que su madre había llevado a casa hace poco tiempo.


En su relato, ya ante profesionales de la justicia, la menor contó que todo comenzó en los primeros días de julio pasado. “Fue un día viernes a la noche, mi mamá se había ido a comprar. El –por el acusado- estaba en la cocina”, contó.

A la fuerza

De pronto, el sujeto apareció en la habitación donde dormía la adolescente, quien acomodaba su ropa. “Se me acercó, me agarró y me puso en mi cama, me tironeó de las manos y me sacó los pantalones”, explicó la menor sobre el abuso.

Dijo que una vez que la desnudó la sometió sexualmente y que ella intentó resistirse, pero fue imposible. “Yo lloraba y gritaba, pero nadie me escuchó”. 

En esos momentos, se sintieron los ruidos que anunciaban el retorno de la madre. “Cuando llegó mi mamá no dije nada porque me dijo que me iba a lastimar a mí y a mi mamá”, fue la amenaza con la cual selló los labios de su víctima.

En su denuncia, la madre reveló que, esa noche, al regresar de comprar en un almacén de la zona, efectivamente encontró a su hija llorando, por lo que le preguntó qué le sucedía, pero la adolescente no respondió y, entonces, creyó que era algún dolor de panza, pues días antes había estado con desarreglos.

Con la misma amenaza, el abusador repitió los abusos dos veces más, el domingo y martes siguientes, incluso en uno de los casos llegó a golpear a la menor porque se negó a realizar ciertas posiciones que el violador pretendía.

A los días, en tanto, la tía de la menor llegó a casa y se la llevó para que juegue con su prima, casi de la misma edad. Al respecto, la mujer reconoció que solía ir a buscar a su sobrina y la llevaba a su casa, donde dormía y era porque la menor se llevaba bien con sus hijos.

En esa visita, sin embargo, no todo fue como siempre entre los chicos, pues la menor se mostró triste y con mucha tensión, lo que terminó de explotar al caer la noche. Mientras sus primitos se cambiaron y se fueron a dormir, la joven se quedó en la mesa con la cabeza gacha.

Amenazas

Su tío advirtió que algo andaba mal, así que le insistió a su mujer para que hablara con la nena y así lo hicieron. Luego de transmitirle confianza y seguridad de que nada malo le sucedería, la adolescente estalló en llantos y contó los abusos sexuales sufridos.

“Me dijo que si decía algo me iba a matar a mí, a mamá y a mi hermano”, fue la respuesta que la menor le dio a su tía de por qué no dijo nada a su madre, quien reconoció que su hija, en ningún momento, reveló nada de los abusos.

Cuando la tía de la menor lo enfrentó delante de la menor y su madre, el sujeto no dijo nada y sólo atinó a huir. “Se quería escapar, se quería salir y mi hermana lo atajó y yo también hasta que llamé al 911, pero la policía demoró y los vecinos se amontonaron para golpearlo”. 

En su reporte de la detención, los policías de la Comisaría 17 de Cerrillos, informaron que, al llegar a la casa, ingresaron al interior y se procedió a la demorar del acusado, oportunidad en la que observaron que “presentaba manchas sanguinolentas en la parte del rostro, las cuales habrían sido causada anteriormente por los vecinos de la zona al tomar conocimiento del hecho” a lo que sumaron que, en la parte exterior de la casa, habían cerca de 10 vecinos con intenciones de hacer justicia por manos propias.

“Nunca imaginé una situación así. Yo simplemente pido justicia, que pague por el daño que le hizo a mi hija”, pidió la madre en su denuncia. En cuanto a qué dijo su pareja sobre los abusos, sostuvo que ante la recriminación simplemente “no dijo nada”.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar