"Changuito, esto es algo malo": estremecedor relato del sereno de un hotel alojamiento

Sociedad 06 de abril de 2022
motel

Juan Manuel, un hombre de 35 años que trabajaba como recepcionista y sereno en un hotel alojamiento de Tucumán, compartió una escalofriante anécdota a través de las redes sociales.

"Hola amigos del misterio, me llamo Juan Manuel, tengo 35 años y esta experiencia con lo extraño la viví hace un tiempo atrás, cuando de trabajaba de recepcionista en un hotel alojamiento de nuestra ciudad. Esa noche estaba acompañado por dos mucamas y un señor que era seguridad, todos testigos de los sucesos inexplicables de esa noche", comienza.

"Fue un día de semana, hacía frío y el hotel había estado tranquilo hasta la hora en que comenzaron a suceder estas extrañas manifestaciones. Los últimos clientes en retirarse del lugar se fueron aproximadamente a las 3:30 AM. Las habitaciones estaban vacías, cuando en un sector del hotel la luz se cortó de golpe. Revisé las llaves, y aparentemente habían saltado. Las volví a subir, pero algo estaba mal", continúa.

"Fuimos a ver con una de las mucamas pensando que se hubiese producido un corto circuito en una de las habitaciones, cuando de golpe sentimos como una puerta se cerró de golpe y fuertemente. Llamamos al señor de seguridad dado que era imposible que alguien se encuentre en el lugar. Revisó todo y no había nadie, pero estando ahí las luces se encendieron solas. En eso llegó la otra mucama, que nos decía que tenía miedo, así que aproveché para ir a ver el tablero de luces y las llaves del sector con problemas estaban bajadas, era imposible que haya luz en el lugar", detalló.

"En eso siento que me llaman mis compañeras, voy y me cuentan que otra vez se escuchó un fuerte portazo y estando ahí los cuatros sentimos una risa muy macabra en una de las últimas habitaciones mis compañeras gritaron nerviosas y yo debo admitir que también sentí miedo. El señor de seguridad me dijo que lo acompañe y fuimos los dos. Entramos a la habitación y había un fuerte olor a cigarrillo, como si alguien hubiese estado fumando... 'Changuito, esto es algo malo', recuerdo que me dijo esté policía retirado y al rato vimos los dos cómo las cortinas de la habitación se movían, como si alguien estuviera detrás de ellas", agregó.

"Salimos de ahí y nos fuimos a la recepción. Nos quedamos conversando de lo que nos había pasado y lo que sentimos, cuando de golpe escuchamos clarito como si alguien golpeara las manos dentro la misma habitación donde se movieron las cortinas. Terminamos el turno y yo hablé con los demás compañeros, y ellos contaron que algo pasaba en el lugar. Trabajé unos meses más y conseguí otro trabajo, pero lo de esa noche no me lo olvidé jamás", finalizó.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar