Refugiado en Buenos Aires, Juan Ameri vende bolsas de dormir y lucha contra un cáncer

Sociedad 27 de junio de 2022 Por InformateSalta
ameri2

A dos años del escandaloso hecho en que el ex diputado besara los pechos de su pareja en plena sesión virtual, Juan Emilio Ameri pasó de ocupar una prestigiosa banca de la Cámara de Diputados a ser parte de la economía informal. Vestía trajes a medida y tenía asesores. Hoy está solo, con sus libros y sus ideas, en un departamento que alquila en unos monoblocks de Lomas de Zamora.

La bochornosa actuación del exlegislador propició su inevitable renuncia. “No renuncié por darle un beso en el pecho a mi pareja, fue por fallar en mi trabajo”, dijo Ameri al medio Todo Noticias.

ameri

“Estamos en mi casa, en un departamento que alquilo en Camino Negro y Martín Rodríguez, el barrio en el que pasé toda mi infancia y adolescencia. Volví porque en diciembre falleció mi viejo, y me di cuenta de que me perdí sus últimos años por estar tan lejos. Quiero estar cerca de mi mamá”, sostuvo.

Ameri asumió como diputado nacional por la provincia de Salta el 12 de diciembre de 2019. Ocupaba el tercer lugar en la lista, detrás de Sergio Leavy y Nora Giménez. Ambos fueron electos aquel año como senadores nacionales, permitiendo que Ameri completara el mandato hasta fines de 2021.

ameri

Hoy, sin fueros, sin dietas y sin privilegios, vive lejos de sus tres hijas y con un ingreso mensual que en nada se asemeja al que percibía en aquel entonces. “Un amigo me propuso un negocio: importar productos desde China. Antes vivíamos de eso. Hasta que me di cuenta que soy peronista, no me hacía mucha gracia importar cosas”, dijo.

Para Ameri la importación atenta contra la industria nacional. “Siempre traté de ser consecuente en mi vida”, avisó. Entonces reformuló el negocio: ahora vende productos y accesorios para camping. “Todos fabricantes argentinos. Bolsas de dormir, sillitas, mesitas, iglúes, borcegos, medias, carpas. Vivimos de eso”, agregó.

El ex legislador vuelve a Salta únicamente para visitar a sus hijas. Es este lazo -junto al de otras amistades- el que lo ata a la provincia que lo recibió en 2009, cuando se fue de Buenos Aires con el propósito de superar una separación y comenzar una nueva vida.

ameri

Ahora vive en Lomas de Zamora, donde enfrenta una grave enfermedad. “Estoy enfermo y me estoy haciendo un tratamiento. Tengo cáncer de colon. No me voy a morir de esto. Estoy con quimioterapia, así que bueno, uno de los motivos fue este: curarme y recuperarme. Necesitaba estar en un lugar para reencontrarme con mi mismo. Recuperar la relación con mi madre y mis hermanas”, contó.

En su modesto departamento, decorado con fotos de Juan Domingo Perón y Eva Duarte, recibe constantemente a amigos y “compañeros” de la política que lo visitan para “debatir o intercambiar ideas”.

“No me sentí solo ni creo que me hayan soltado la mano. Soy compañero y me trataron como un compañero. Entiendo el juego de la política, cuando uno se equivoca tiene que pagar. Y nadie se hunde con el barco. Y está bien que así sea. Son las reglas”, manifestó.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar