Una pericia determinó que Thiago presentaba rastros de 276 lesiones

Justicia 12 de octubre de 2015
También se estableció que Magalí, hermana del menor de cuatro años muerto a manos de sus padres sustitutos, tiene cicatrices de otras 119 lesiones. Con esta prueba, la hipótesis de autoflagelación, quedó descartada.

Una pericia médica determinó de manera contundente que el menor Thiago Quipildor, el niño de 4 años muerto el 8 de julio pasado a manos de sus padres sustitutos, presentaba en su cuerpo 276 lesiones, las cuales fueron calificadas como producto de maltrato infantil.En cuanto a Magalí, su hermana de 8 años, quien fue rescatada con vida tras la muerte del menor, los peritos establecieron que la misma presentaba cicatrices de otras 119 lesiones, entre golpes, fracturas y quemaduras.

Por estos hechos, Marcelo Senise y Patricia Sánchez, los padres sustitutos, se encuentran detenidos y acusados de los delitos de homicidio y tentativa de homicidio.

Este reporte forense echó por tierra la hipótesis de “autoflagelación”, teoría que el abogado, Orfeo Maggio, defensor de Sánchez, madre sustituta de los menores, intentó instalar la semana pasada al tomar conocimiento de los resultados de esta pericia que ahora trascendió.

Maggio intentó plantear que Thiago se autolesionó, instancia que fue descartada por los peritos en función de que en el expediente, y sobre todo en la documentación médica, sólo existe un reporte de una psicóloga que señala este aspecto, pero sin ninguna base médica o científica, sino simplemente porque la acusada así lo refirió para justificar ciertas heridas que el menor presentaba.

En su reporte, los médicos que conformaron una junta médica que analizó toda la documentación clínica y forense del caso señalaron de manera contundente que Thiago y Magali fueron víctimas de maltrato infantil, tanto por acción como por omisión.

El gran número de lesiones que presentaba el cuerpo del menor evidencia el grave maltrato al que era sometido, y que finalmente derivo en su muerte. La cantidad de cicatrices, en el caso de Magalí no son menores e igualmente reflejan el grado de violencia y abandono en el que vivían.

La pericia fue ordenada por los fiscales Pablo Paz, Rodrigo Gonzálezx Miralpeix y Ramiro Ramos Ossorio, quienes llevan adelante la investigación penal, la cual tiene también a otros once funcionarios judiciales, del Ministerio de Derechos Humanos y de salud Pública imputados por el delito de incumplimiento de deberes de funcionario público.

Fuente: www.informatesalta.com.ar

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar