A pesar de asistir a hospitales y hogares, la Panadería Social denuncia atraso en sus sueldos

Reclamo 21 de mayo de 2020
Sin autoridades a las que hacer extensivo su reclamo, los casi 70 trabajadores de la Panadería Social se sienten abandonados. Según expresan, hay atraso en el pago de sus sueldos y no cuentan con obra social, ni aportes ni ART a pesar de ser una sociedad del Estado.
panaderia social

Incertidumbre y malestar se vive en estos momentos en la Panadería Social. Agravándose su situación con la pandemia, los trabajadores de esta dependencia denuncias demoras a la hora de cobrar sus sueldos, además de no contar con obra social, ni aportes jubilatorios, ni ART.

En diálogo con InformateSalta Aldo Gasis, trabajador de la panadería, expresó su malestar y el de sus compañeros ante la demora en la liquidación de sueldos, sumado a la acefalía de autoridades en el lugar.  


“Llevo 10 años trabajando ahí y nunca hubo problemas con gestiones anteriores hasta diciembre del año pasado”


Así como expresa el trabajador,  la Panadería Social es una Sociedad del Estado y corresponde a las autoridades municipales designar a los directivos del recinto. A pesar de que en los papeles figuran las designaciones, ninguna autoridad se acercó al lugar desde el cambio de gestión. “Actualmente no tenemos director, designaron el 9 de marzo, en teoría, a Daniela Evangelina Vega, pero jamás se acercó al lugar. También figura Emilio Fallón como vicepresidente de la empresa según un documento firmado por la Intendenta”, expresó Aldo Gasis ante InformateSalta

Panaderia Social


 “En temporada fuerte se elaboran 110 bolsas de harina diariamente, la panadería no se cierra. Estamos comprometidos con la gente, con los niños, con los ancianos”. 


Así como expresa Aldo, son 70 personas trabajando en el lugar, de las cuales 25 forman parte de planta permanente. Entre sus tareas, está la repartición de pan en escuelas, hogares de ancianos, merenderos, hospitales, comedores, UNSa, Hirpace, comisarias, y dependencias municipales. Si bien en este contexto de pandemia dejaron de funcionar algunos de sus puntos de entrega, otros se reforzaron, como ser los hoteles donde alojan repatriados.

Sumando a sus declaraciones los malestares de los empleados, Gasis explica que a mediados de diciembre iniciaron los problemas. En este sentido, se acercaron los concejales Abel Moya y Jorge Altamirano aunque no tuvieron contacto con los trabajadores: “el lunes se acercaron para ver qué ocurría con la Panadería y alguien que aun no sabemos quién fue dijo que estaba todo bien, pero no es así”.


“La Panadería no está bien: no tenemos obra social, ni aportes jubilatorios, ni ART”


Sin ánimos de tener que tomar medidas de fuerza, el trabajador finaliza: “Sabemos la situación que pasa el país pero tenemos derecho a cobrar. No queremos IFE ni bolsones, somos trabajadores que queremos mantener nuestro trabajo y que nos paguen por eso. Estamos comprometidos con la gente”.

Te puede interesar