Apareció una carta que una chica de 11 años escribió en 1969 con predicciones inquietantes

Medios 05 de febrero de 2021
texto

Encontrar cartas de hace tiempo en algún mueble resulta más que frecuente. Pero hay un caso que rompe el molde: una carta de 1969 escrita por una alumna de 11 años. con predicciones asombrosamente precisas

El texto escrito a mano fue descubierto por el esposo de Rosa Beckerton mientras restauraba un sofá para para un cliente en el Reino Unido.

Tiene fecha del 23 de febrero de 1969 y parece haber sido escrito por una niña que imagina cómo sería el mundo... en 1980.

Lo llamativo es que la colegiala predice correctamente un notorio cambio en la tecnología e incluso pronostica la revolución del Zoom, difunde Mirror.

Al describir el regreso de su esposo a casa del trabajo escribe: “’Hola querida’, me dijo. ’Solo tengo que llamar a mi amigo por teléfono’".

“’Bueno, será mejor que te arregles un poco. En 1969, el teléfono era una caja cuadrada con un resiver (sic) encima", dijo.

“Pero ahora puedes ver a la gente con la que estás hablando, porque hay una pantalla. Es un poco como una televisión", desarrolló.

El tapicero Peter, de 67 años, encontró la nota metida en el respaldo de un sofá que le enviaron para restaurar luego de haberlo comprado de segunda mano.

Su esposa Rosa, de 66 años, de Peterborough, Cambs, decidió hacerla pública con un objetivo claro: encontrar a la autora, que ahora tendría unos 62 años.

“Cuando mi esposo me lo mostró, no lo podía creer. Fue muy interesante, porque mirándolo hoy, muchas de sus predicciones son correctas, pero en su forma infantil e inocente", reflexiona Rosa.

"Peter encuentra todo tipo de basura metida en los lados de los sofás y muebles, pero nunca nada tan interesante como esto", suma la mujer.


 

Claro está, la inquietante carta no tiene nombre, pero viene completa con las correcciones y comentarios de un maestro en bolígrafo rojo, incluida una suerte de nota: "Bueno".

La carta manuscrita comienza de este modo: “El año es 1980, la hora es el polvo de la luna y media. Aquí tengo veintiún años, sentada en un colchón de aire".

Y continúa con un ejemplo elocuente: “Recuerdo cuando tenía 11 años y estaba en la escuela, las cosas han cambiado desde entonces. La televisión, por ejemplo. En 1969 era una caja cuadrada con perillas delante. Ahora es una pantalla grande con botones en el brazo de su silla para encenderla y apagarla".

La alumna también se imagina que está casada y trabaja en un banco. Dice que en tiempos pasados ella habría "preparado té" listo para que su esposo regresara a casa.

Pero aporta como novedad: “Todo lo que tenemos es un chicle para comer. Puedes pensar que no tenemos suficiente para comer pero te equivocas, porque este chicle es comida".

Y argumenta: “Con esta goma de mascar sientes que la comida baja. También puedes probarla. No hay que hacer un lío fregando después".

Además, adelantada para su tiempo, se imagina que las puertas de su casa son “eléctricas” y se accionan mediante botones.

Para finalizar, la inquietante carta finaliza con un simple pero cierto pensamiento: "Realmente, cuando pienso en esos diez años, las cosas cambiaron enormemente". /Clarín

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar