¿Qué secuelas deja la neumonía bilateral por Covid-19?

Coronavirus 19 de abril de 2021
bilateral

Mientras que algunas personas transitan el coronavirus como una enfermedad leve o, incluso, asintomática, muchas otras cursan complicaciones ocasionadas por neumonía bilateral.

En términos generales, la neumonía es la inflamación del tejido pulmonar, ocasionada por la entrada de un agente infeccioso. “Este agente infeccioso ingresa por las vías respiratorias, desciende a través de la vía aérea al tejido pulmonar, y comienza a crecer dentro de los alveolos pulmonares”, explica el doctor Alejandro Chirino (MP 7420), Coordinador de la Sección Infecciones Pulmonares de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR).

Múltiples patógenos pueden ocasionar neumonía: “El más común es una bacteria conocida como neumococo. Sin embargo, también existen otros agentes que pueden producirla, como otras bacterias y virus respiratorios, por ejemplo, el virus de la gripe. Puntualmente, el SARS-CoV-2 tiene una predilección especial por el tejido pulmonar y ocasiona neumonía mucho más frecuente que cualquier otro agente viral conocido hasta ahora”, detalla el doctor Chirino.

Síntomas y complicaciones

La neumonía puede producir inflamación pulmonar de diferente magnitud. Cuando la inflamación es muy grande, la neumonía puede tornarse bilateral. Esto quiere decir que no solo afecta a un pulmón, sino que hay focos de inflamación distribuidos por ambos pulmones.

“La neumonía bilateral implica un proceso inflamatorio más extendido y eso generaría mayor gravedad del cuadro. En estos casos, el tejido pulmonar, llamado alveolo, queda ocupado por material inflamatorio, líquido, edema, y células inflamatorias que hacen que el intercambio de oxígeno se dificulte. Entonces, a mayor inflamación, mayor gravedad de los síntomas”, asegura el doctor Chirino.

“Además –agrega el especialista-, estos focos inflamatorios desperdigados en ambos pulmones generan una respuesta inflamatoria global en el cuerpo que es la causante de otras manifestaciones como fiebre alta, descenso de la presión arterial, shock, que son estadios avanzados de un cuadro de neumonía grave”.

Otros síntomas asociados a esta enfermedad son el dolor en el pecho, dificultad para respirar, tos con pus, escalofríos, náuseas, vómitos y diarrea. Estos casos graves pueden requerir internación e, incluso, causar la muerte del paciente.

Secuelas a corto y largo plazo

Más allá del microorganismo causante de la neumonía, cuando esta enfermedad se trata y se cura, el tejido pulmonar queda sano. Pero si esto no ocurre, se puede generar un daño en el pulmón. De hecho, se ha observado que luego del COVID-19 algunos pacientes presentan distintos tipos de cicatrización y fibrosis en el tejido pulmonar.

“Hay un grupo de pacientes que han tenido COVID y que han sufrido una gran inflamación bilateral, en ambos pulmones. Aún se está estudiando si pueden quedar secuelas pulmonares a largo plazo, como fibrosis, que produce una retracción del tejido pulmonar y lo hace menos apto para su función”, detalla Chirino.

El especialista de la AAMR agrega, además, que los pacientes más propensos a tener estas complicaciones pertenecen a los grupos de riesgo del SARS-CoV-2: mayores de 60 años, varones, y quienes tienen alguna enfermedad de base como obesidad, diabetes e hipertensión.

Medidas preventivas

Consultado sobre las medidas de prevención de la neumonía, el doctor Chirino indica que son las mismas que conocemos para el COVID-19: vacunación, distancia social, manejo precoz de los casos, aislamiento de los casos y escudriñamiento de los contactos estrechos. /Pronto

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar