Abuelastro abusó por años de dos niñas, la madrastra sabía todo y no hizo nada

Justicia 10 de mayo de 2023 Por InformateSalta
embarazos-adolescentes1

Un sujeto de 78 años fue condenado en juicio abreviado a 13 años de prisión efectiva por delitos de abuso sexual en perjuicio de dos menores. Las víctimas refirieron que el imputado es padre de su madrastra.

Las denunciantes son hermanas. Refirieron que, cuando eran niñas, su madre las abandonó y su padre formó pareja con la hija del imputado. Luego, su papá falleció y ellas quedaron a cargo de su madrastra. Esta mujer las mandaba a cuidar a J. C. L., que vivía solo y supuestamente estaba enfermo. Iban a cocinarle, a lavarle la ropa, a atenderlo como si fuesen sus empleadas. Incluso debían quedarse a dormir en su casa. No iban juntan, se turnaban.

La denunciante C. F. E. A. relató que su abuelastro comenzó a abusar de ella cuando tenía 14 años, hasta los 19. Dijo que cuando se resistía, J. C. L. la golpeaba, la arrastraba del cabello y la amenazaba con pegarle aún más si contaba lo que le hacía.

Cuando cumplió 18 quedó embarazada del imputado. Se enteró cuando estaba en el quinto mes de gestación porque se sintió mal y la llevaron al hospital. Entonces decidió contarle a su madrastra acerca de los abusos, pero ella le ordenó que ocultara la verdad y que, si le preguntaban de quién era el bebé, dijera que era de un compañero de estudios. La niña nació y ella le puso su apellido. Poco después formó pareja y tuvo dos hijos más.

La damnificada refirió que luego, J. C. L. comenzó a abusar de su hermana menor y también le pegaba para que no hablara. Ella no presenció estos hechos porque iban a su casa en distintos días.

La segunda denunciante, S. A. A. relató que el padre de su madrastra comenzó a abusar de ella desde los 6 hasta los 16 años. Primero fueron tocamientos y luego la accedió carnalmente. Si ella se resistía, la agredía físicamente.

La damnificada refirió que no sabía qué hacer porque era chica, no veía televisión y sus padres nunca le hablaron del tema. El acusado le decía que eran “cariños” y que no estaba mal. A ella no le gustaba, le dolía, lloraba y cuando se resistía él la golpeaba y la amenazaba diciéndole que si le contaba a alguien la iba a matar.

Ella llegó a contarle a su madrastra que el imputado le pegaba, pero ella le respondía: “Seguro que vos te portaste mal”.

La damnificada manifestó que los abusos cesaron cuando a los 16 años ella se fue a vivir a Tartagal, donde conoció a su marido.

Cuando la hermana mayor quedó embarazada y le contó a la menor que la bebé que esperaba era de su abuelastro, ambas decidieron denunciarlo.

abuso

La condena 

La jueza Carolina Sanguedolce, vocal de la Sala III del Tribunal de Juicio, encontró a J. C. L. autor material y penalmente responsable de los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante agravado por la guarda y la convivencia con menor de dieciocho años en concurso real con abuso sexual con acceso carnal agravado por la guarda y por la convivencia (continuado) en perjuicio de C. F. E. A., en concurso real, y abuso sexual gravemente ultrajante agravado por la guarda y la convivencia con menor de dieciocho años en concurso real con abuso sexual con acceso carnal agravado por la guarda y la convivencia (continuado) en perjuicio de S. A. A.

La jueza dispuso que se mantenga la modalidad de arresto domiciliario que venía cumpliendo el imputado, para lo cual se libró oficio a la UADME.

Ordenó también que el imputado sea examinado por un médico del Poder Judicial y que se inscriban las muestras de ADN extraídas en el Registro Nacional de Agresores Sexuales y Banco de Datos Genéticos.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar