Horror: abusó de su propia madre y la dejó en coma

Sociedad 01 de septiembre de 2020
La mujer convivía con el sujeto, quien es paciente con esquizofrenia. Un familiar llegó a visitar a la abuela y la encontró tirada  e inconsciente en una habitación. Está internada en la Cruz Azul y su familia pide Justicia. 
abuso anciana

La señora de la tercera edad estaba bajo el cuidado de su hijo. Ambos convivían en una vivienda de calle San Juan al 2300. El día jueves un familiar llegó a la vivienda y la encontró a la mujer tirada sobre una cama, inconsciente y abusada. De inmediato pidió asistencia pero nunca llegó, por lo que, se la trasladó a la clínica Cruz Azul, donde está hospitalizada en coma. 

“Tirada en el piso inconsciente, se llamó a la policía forense nunca apareció. Politraumatismos en los brazos, hematomas en las partes íntimas, por haber sido abusada por su propio hijo”

Un nieto de la mujer habló por Multivisión y pidió justicia por su abuela, ya que el abusador es su propio hijo,  el cual ya abusó de otros familiares y se ampara en su esquizofrenia. 


El hombre contó que la vivienda donde fue encontrada su abuela estaba en total estado de abandono y sin ningún mueble, ya que el abusador por su adicción a las drogas habría vendido todo.


“Es un tipo que se droga, es alcohólico, tiene 48 años, se llama Roberto. Queremos que haya justicia, el tipo abusó de muchos familiares, no es la primera vez que pasa, la Justicia no hizo nada por nosotros, por mi familia, tenemos miedo que pueda pasar algo, que tome parte de este asunto” 

En cuanto a las denuncias ya existentes en contra del sujeto de 48 años por abusos a otros familiares, el joven contó que quedaron impune por su cuadro de esquizofrenia .

“Lo liberaron. Para colmo él era el que estaba a cargo de mi abuela, él cobraba los sueldos, haberes de mi abuela, el paga los impuesttos y todas estas cosas. Pero cuando se descubrió esto se encontró la casa abandonada, como si fuera un baldío, el tipo por la droga y el alcohol vendió todo”.

Las que no te podes perder