Las 10 claves que confirman que tuviste coronavirus sin saberlo

Coronavirus 21 de junio de 2021
10 claves

La pandemia de coronavirus no detiene su marcha, con nuevas variantes que ponen en alerta al mundo. Y mientras se avanza con la vacunación, siguen las dudas entre las personas infectadas que son asintomáticas, pero que de todos modos portan el Covid.

En medio de este contexto surgen un sinfín de dudas, que con ayuda de los médicos y otros especialistas se intentan resolver. O, al menos, acercarse a ciertas "verdades".

Y entre ellas aparece la posibilidad de que una persona haya tenido Covid y simplemente no saberlo, ya que justamente no siempre aparecen los síntomas.

Si bien la mejor manera de saber si se tuvo el virus es a través de una prueba, a continuación se muestran 10 posibles claves que pueden evidenciar que sí fueron portadores de coronavirus.

Infecciones en los ojos

Una investigación reciente confirmó que una infección ocular como la conjuntivitis puede ser un síntoma de Covid-19.

 
La conjuntivitis es una de las señales de que pudiste haber tenido Covid-19. Foto ilustrativa

"Se reconoce que cualquier infección del tracto respiratorio superior puede resultar en conjuntivitis viral como complicación secundaria, y este también es el caso de Covid-19", señaló el Colegio de Optometristas y difunde Mirror.

Sin embargo, remarcan que es poco probable que una persona presente conjuntivitis viral secundaria a Covid sin otros síntomas de fiebre o tos continua, dado que la conjuntivitis parece ser una característica tardía.

Niebla mental

En aquellos infectados que sufrieron el denominado "Covid largo", la niebla mental apareció con frecuencia. Las relatos hablan de haberlo experimentado durante meses después de tener el virus.

 
Un estudio sobre el cerebro tras presentar síntomas de niebla mental  Foto: Ronald Reagan UCLA Medical Center.

Es uno de los síntomas mencionados por las personas que luchan por deshacerse de los efectos secundarios incluso hasta un año después.

Tos seca

La tos seca es uno de los síntomas más reconocibles, pero hay que ser preciso para diferenciarlo de una habitual tos.

La tos generalmente es nueva o diferente si presenta tos de fumador, y persistente. La mayoría de las veces durará al menos medio día.

 El Covid se transmite a través de pequeñas partículas emitidas, por ejemplo, al toser.

La tos es uno de los síntomas más habituales del coronavirus, junto con la fiebre y el cansancio, aunque no siempre aparecen los tres a la vez como signo de estar contagiado. Mientras que el SARS-CoV-2 desaparece en un promedio de 36 días después de que surjan los primeros síntomas, en caso de la tos no hay estudios que confirmen una duración exacta.

Manchas o erupciones en la piel

Científicos descubrieron que ciertas personas contagiadas de Covid tuvieron síntomas relacionados con la piel tiempo después, incluso durante tres o cuatro meses.

Tras las evaluaciones encontraron distintas tipos de manifestaciones, como erupciones de urticaria, papuloescamosas e inflamación de manos y pies.

 
Todo tipo de reacciones cutáneas fueron asociadas con el Covid según los especialistas.

“La piel es una ventana visible potencial a la inflamación que podría estar ocurriendo en el cuerpo”, señalaron en un comunicado expertos del Hospital General de Massachusetts, en Estados Unidos.

Investigadores españoles develaron tras evaluar las lesiones en la piel pacientes con coronavirus que lo más frecuente fue la aparición de unas ronchas de forma y extensión muy variables, tipo las que surgen con la picadura de un mosquito o pulga. También, una pequeñas manchas diseminadas.

Alta temperatura

Un aumento de la temperatura corporal generalmente cuenta como fiebre una vez que alcanza los 37,7 ° C.

De todos modos, hay que considerar que la fiebre acompaña a una amplia gama de enfermedades, por lo que por sí sola no es una señal suficiente coronavirus.


 
La tempratura más elevada de los habituak. Hoy en la mayoría de los lugares la miden. Foto: Bloomberg

La fiebre no es mala, sino un síntoma de que nuestro cuerpo activó su sistema inmune para defendernos de virus o de bacterias que lo están atacando. Cuando tenemos una infección el cuerpo produce más calor (fiebre) para que nuestras defensas luchen contra ella.

Por tanto, la fiebre de forma aislada no es una enfermedad, sino una respuesta de nuestro cuerpo ante una infección u otra patología de mayor o menor trascendencia; es una defensa natural de nuestro organismo.

Disnea o dificultad al respirar

Si comienza a sentir el pecho apretado o cuesta respirar, es posible que haya contraído el coronavirus. Aunque los especialistas advierten que es poco probable en los jóvenes o aquellos sin condiciones de salud preexistentes.

 
Algunos pacientes presentan dificultades para respirar y recuperar el aliento por el Covid-19. Foto: Shutterstock

La disnea, el término para cuando alguien tiene dificultad para respirar, puede ir acompañada de opresión en el pecho, respiración rápida y palpitaciones del corazón.

De todas maneras, conviene prestar atención a que la falta de aire también puede ser causada por factores como el sedentarismo o una crisis de pánico o ansiedad.

Dolor de estómago

Al igual que con la pérdida del apetito, soportar un dolor de estómago puede pasar fácilmente como un signo de alguna otra situación habitual de la vida diaria.

 
El dolor de estómago también está asociado al Covid-19. Foto ilustrativa

Sin embargo, un estudio del American Journal of Gastroenterology relaciona los problemas de estómago con el Covid-19.

Descubrieron que el 48,5% de las 204 personas infectadas por el coronavirus en la provincia china de Hubei tenían síntomas digestivos como diarrea.

Ausencia de olfato y gusto

La Asociación Británica de Otorrinolaringología recomendó que antes alteraciones en olfato y el gusto es recomendable aislarse de inmediato.

 
Entre los síntomas más evidentes del Covid-19 aparecen la falta de gusto y olfato. Foto Shutterstock.

Las explicaciones científicas señalan que el coronavirus mata las células de la nariz y la garganta. Y esa condición se puede extender incluso semanas después de contagiarse.

Por el momento, no se sabe de forma exacta cuánto tiempo dura la pérdida de gusto y olfato por coronavirus. Según un estudio publicado en JAMA Network, alrededor del 80 por ciento de los pacientes recupera el olfato y el gusto de forma espontánea a las cuatro semanas. Sin embargo hay pacientes que padecen anosmia durante meses, quedándose como una secuela permanente del Covid-19.

Fatiga o cansancio físico

En tiempos en que el nerviosismo aflora, a síntomas frecuentes como el resfrío o gripe se suman el cansancio o fatiga física.

 
El síndrome de fatiga crónica como consecuencia del Covid-19. Foto Shutterstock.

Las recomendaciones del médico apuntan a un mayor descanso. Pero sentirse cansado y no poder dormir debido a la tos y la dificultad para respirar puede generar mayores dificultades.

El síndrome de fatiga crónica es un trastorno que se presentó como consecuencia del Covid-19 en muchos pacientes.

Secuelas psicológicos

Uno de cada tres personas que atravesaron el Covid es diagnosticado con ansiedad, depresión u otros problemas de salud mental dentro de los seis meses posteriores, según un estudio de la Universidad de Oxford.

Y los científicos remarcaron la importancia de que los servicios de salud cuenten con "recursos" para manejar el aumento de la demanda.

 
Los problemas de salud mental, cada vez más frecuentes en pacientes que tuvieron Covid.

A su vez, otro estudio en China marca que las complicaciones psicológicas duraderas son frecuentes en el 23% de los participantes.

Hallazgos de esta investigación sobre dificultades para dormir y ansiedad o depresión encajan con estudios previos sobre pacientes que tenían un coronavirus relacionado que causó el síndrome respiratorio agudo severo (SARS) en 2003 y 2004. /Clarín

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar