Rincones de Salta: Factury por Nico Cortes

Sociedad El sábado
Se dice por todas las calles de California:” no hay que subestimar ideas o proyectos que nacen en un garaje...”  Se dicen por las calles de Salta que cuando un sitio exige reservas, la calidad no es tema de discusión.  Que cuando se sabe comer, se sabe esperar y que la calidad mata la cantidad.

Es que en mi ciudad no solo se respira poesía, folclore. No es solo empanadas y cuerdas de guitarras con palos en bombos haciendo ecos por los cerros. Entre los adoquines hay historia pero también sangre jovial, evolución, revolución, rebeldes con buen gusto.

IMG_0328
Casi sin ruidos, como escondido, entre panes y dulces, se mece un tesoro del paladar. En el centro de la ciudad, primera zona residencial de la ciudad en sus ayeres, precisamente por calle Rivadavia entre Deán Funes y Pueyrredón se posiciona un sitio de excepción, un deleite para aquellos que consideran al buen comer no solo un placer, sino una obligación, una prioridad, un estilo de vida que conjuga salud y pasiones.

Ni bien se ingresa, mesas y sillas en un patio de acceso con antepasado de cochera. Previo a la panadería, se observa el menú del día, la pizarra con alguna tentación presta en el horno para salir. Uno atraviesa el local comercial y se encuentra una casa clásica, colonial, reformada con dos amplios ambientes decorados con obras plásticas de artistas salteños. En el fondo hay un jardín tan cálido como la iluminación interna. Todo tiene sentido. La atención es inmediata y amable. La carta es precisa, coherente, familiar, con tendencias locales, técnicas mediterráneas y platos de la abuela con retoques gourmet.

IMG_0326
La carta se renueva periódicamente. Hay tartas, ensaladas. Platos de carne, de ave, pastas, clásicos de bodegón. Es corta pero no deja de ser suficiente. Como bebida sugiero la limonada con hierbas. Es sublime. Es todo tan equilibrado y sabroso que me cuesta destacar algo por encima del resto. Es por eso que los invito a conocer. Se llama Factury y es posible solicitar el envío por Pedidos Ya, sin perder una miga de calidad. Como sugerencia imprescindible, si quieren viajar a París por unos minutos, pidan de postre  Creme Brulee. Os aseguro que podrán morir en paz absoluta.   

   

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar

Sorteo