El sector de los encuentros sexuales da soluciones para un servicio seguro

Sociedad 19 de abril de 2021
sexo

La pandemia mundial está causando un estado de emergencia en muchos sectores empresariales, comerciales, hoteleros, turísticos y recreativos que trae consecuencias devastadoras. Los empleados de estos sectores se vieron afectados por una baja en los ingresos y las reducidas demandas de los consumidores. También enfrentan los riesgos de contagio por el COVID-19 al asistir al trabajo, sobre todo cuando se trata de prestarle servicios en persona a los clientes. En el caso de Perú, por ejemplo, las kinesiólogas Lima son parte de esta población vulnerable.

Un gran porcentaje de los trabajadores en América Latina y el Caribe depende de los ingresos mensuales para subsistir. En este caso, las mujeres son una de las mayores perjudicadas por la pandemia, debido a que poseen empleos informales, tales como limpieza a domicilio, cuidadoras, escorts, entre otros. Deben trasladarse desde casa para realizar jornadas laborales independientes en otros lugares mientras exponen su salud.

Otro de las consecuencias causadas por la pandemia es que pocos clientes han contratado algunos de los servicios a domicilio por el miedo a contagiarse, aunque eso ha cambiado con la toma de medidas adecuadas. Ahora se pueden contratar los servicios siguiendo los consejos sobre el COVID-19.

Agencias de encuentros sexuales: uno de los sectores más afectados

La actual crisis económica y de salud pública evita que el sector de encuentros sexuales aumente los niveles de rentabilidad. Y es que para los clientes es un riesgo contratar a una agencia de este tipo si no están seguros de las medidas de prevención e higiene.

En todo el mundo las agencias de prepagos y escorts perdieron ingresos por la desconfianza hacia los cuidados de prevención del virus, por eso se están aplicando medidas y apoyos para las trabajadoras sexuales. Un ejemplo son las escorts Buenos Aires que se protegen de los virus, bacterias, ITS y enfermedades mediante los cuidados establecidos por la OMS.

Si bien en toda América Latina y el Caribe las trabajadoras de encuentros sexuales están afectadas por la pandemia, en países como Argentina y Chile han implementado las medidas necesarias para dejar de ser tan vulnerables.

Las prepagos de la región tienen la necesidad de recibir los ingresos para cubrir las necesidades básicas, por lo que aplican las medidas de prevención e higiene en sus ocupaciones vulnerables. Por su parte, en Perú y Ecuador también practican las medidas en el lugar de trabajo (habitaciones, hoteles, spas, baños y jacuzzis) y en casa para cuidarse a sí mismas y a los clientes.

Soluciones para los encuentros sexuales seguros

Las agencias de encuentros sexuales se esfuerzan por ofrecer información sobre la prevención del COVID-19 al solicitar los servicios. Han creado programas los países de América Latina y el Caribe para proveer la protección social hacia las prepagos y escorts.

Las principales soluciones que atraen a los clientes y conservan el buen estado del organismo se refieren al uso obligatorio de la mascarilla. Es un artículo indispensable para evitar la transmisión del virus a través del contacto físico directo. Todas las trabajadoras sexuales utilizan las mascarillas, guantes y lentes protectores, además de exigirle lo mismo a los clientes.

Entre los cuidados que permite disfrutar de la sexualidad plena es desinfectar el lugar y cambiar las sabanas. Se recomienda hacerlo antes y después de cada encuentro sexual. Colocarse gel antibacterial en las manos es otro requerimiento que previene el virus. Asimismo, usar condón e higienizar los juguetes íntimos evita cualquier infección por COVID-19. Luego de culminar el acto sexual, lo adecuado es bañarse y utilizar una nueva mascarilla y guantes.

Por último, la prueba PRC de las trabajadoras sexuales es una solución ideal para ofrecer servicios seguros. Cuando el resultado sale negativo pueden continuar ofreciendo un servicio de excelente calidad, aunque es importante que los clientes se hagan la prueba PCR para recibir el servicio.

¿Por qué contratar a prepagos, escorts y kinesiólogas en la pandemia?

El sexo es una actividad beneficiosa para la salud física, mental y emocional. Practicarlo ayuda a mantener el cuerpo y la mente sana según los estudios de la Universidad de Montreal en Canadá. Se ha demostrado que el sexo potencia el sistema inmunológico y reduce las posibilidades de enfermarse. Las defensas del organismo se activan con mayor capacidad en el organismo para combatir virus, bacterias y microorganismos que causan enfermedades como el COVID-19.

Contratar los servicios de prepagos en Ecuador, escorts o, simplemente, kinesiólogas en ciudades como Lima es más un beneficio que un riesgo para la salud. La revista Psychological Reports expresa que los encuentros sexuales protegen al organismo junto a la disminución del estrés. Ambos factores se consiguen con la actividad sexual constante, mejorando las defensas contra el coronavirus.

Los beneficios del sexo para la salud también fortalecen el corazón. Se mantiene estable gracias a la prevención de la taquicardia e hipertensión que generan graves riesgos al contraer el COVID-19. La recomendación es practicar la sexualidad como algo natural del ser humano, tomando las previsiones necesarias en cuestiones de ITS y planificación familiar.

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar