Hospitales al borde del colapso: Aumentan los casos graves y casi no hay camas UTI

Coronavirus 25 de junio de 2021 Por InformateSalta
terapia intensiva

La curva de contagios en Salta volvió a dar un salto crítico, ayer se alcanzó el máximo histórico de pacientes en terapia intensiva (238) y con respirador (124).  Desde hace varias semanas, los hospitales de Capital trabajan al límite, con una ocupación de camas superior al 90 por ciento, reconocieron los gerentes.

Mientras se transita la segunda ola de COVID-19, los casos se mantienen altos, por encima de los 700, los días hábiles. Este jueves se confirmaron 703 casos nuevos y hay 7.758 casos activos. En total se confirmaron 1.652 fallecidos por COVID-19.

nueva terapia

Los gerentes consultados reconocieron que “el sistema sanitario está bastante complejo” y que trabajan más ajustados que días anteriores en relación con la disponibilidad de camas, aunque “todavía” pueden dar respuesta.

Todos los días les toca no poder recibir pacientes, ya que las camas de terapia intensiva son pocas y cada vez que se ocupan quedan “bloqueadas” entre 20 y 30 días. Advirtieron que aumentó el porcentaje de cuadros graves de COVID-19 entre los internados: la gran mayoría de ellos no estaban vacunados, a pesar de tener factores de riesgo. Señalaron que con la vacuna es mucho menos probable desarrollar un cuadro grave.

terapia

Los gerentes esperan que los casos disminuyan pronto para tener más “equilibrio” y “oxigenación”. “Trabajamos con lo justo; no nos sobra nada”, aseguraron y agregaron que la demanda “sigue continua y permanente”.

Es importante no estabilizar el número de casos en 700. Hay que bajar la cantidad”, expresó uno de ellos y explicó que cada aumento de casos implica que un porcentaje de ellos va a demandar mayor asistencia del sistema de salud.

“Trabajamos como un tetris”, reveló a El Tribuno el gerente del hospital San Bernardo, Pablo Salomón. Explicó que la cantidad de camas disponibles disminuyó significativamente con respecto al año anterior: tienen 20 camas de baja y 6 de alta complejidad, mientras el año pasado llegaron a tener 170 camas de baja complejidad -incluidas las 50 de la carpa colindante- y 20 de alta complejidad.

Como ahora no hay restricción de circulación, reciben a pacientes con politraumatismos debido a siniestros viales o grescas callejeras, lo que disminuye la posibilidad de atender a personas con COVID-19.

La semana pasada, con la incorporación de tecnología nueva, las camas de baja pasaron a tener mediana complejidad y mantienen un equilibrio entre baja, media y alta. Salomón destacó que este año se sabe más sobre cómo tratar a los pacientes con COVID-19: “Con mayores conocimientos de la ciencia, damos resultados con el doble de contagios diarios del año pasado”.

El gerente del hospital Dr. Arturo Oñativia, Marcelo Nallar, contó que mientras antes el 10 por ciento de los pacientes internados tenían cuadros graves de COVID-19, ahora están en esta situación cerca de un 60 por ciento.

La gran mayoría de los internados no recibieron la vacuna. “En terapia, un 85 por ciento son no vacunados mientras el 15 por ciento, sí”, dijo Nallar y explicó que se trata de pacientes con obesidad o diabetes.

“Los que están vacunados no se garantizan el no enfermarse pero tienen muchísimas menos probabilidades de desarrollar un cuadro grave de COVID-19 y necesitar terapia intensiva”, mencionó.

Los pacientes que están en terapia intensiva, en general, tienen entre 40 y 60 años. De los     que entran a respirador, el 53 por ciento logra superarlo.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar