Narcojet: la investigación incluyó largas horas de análisis de cámaras de video

Justicia 19 de febrero de 2020
Las imágenes analizadas no sólo provinieron de las cámaras instaladas en el aeropuerto, sino también en el hotel donde los pilotos se alojaron y las que proveyó el Centro de Video Vigilancia de la Policía.
Narco Avioneta 1

Desde que el caso saltó a la luz, el mismo 28 de enero pasado el mediodía, cuando la aeronave fue detenida en el estado de Quinta Roo, en México, con poco más de 800 kilos de cocaína que supuestamente habían salido desde el aeropuerto de Salta, el fiscal federal, Ricardo Toranzos, del Área de Casos Complejos de la Unidad Fiscal Salta de la justicia federal, inició una minuciosa investigación.

Al respecto, este medio pudo saber que la investigación no sólo incluyó el análisis del plan de vuelo y otros registros documentales, sino el secuestro de las imágenes de las cámaras de video del aeropuerto, del hotel en donde los pilotos estuvieron alojados y varias declaraciones testimoniales, incluso la del remisero que trasladó a los pilotos.

Ese día, el mismo fiscal se hizo presente en el aeropuerto para dirigir el secuestro de las imágenes de las distintas cámaras de videos instaladas en las instalaciones, como así también disponer otras medidas en busca de verificar o descartar irregularidades que podrían involucrar a otros sospechosos locales en el caso.

Toranzos señaló que el primer objetivo era despejar todas las dudas respecto a si la aeronave pudo haber realizado una escala clandestina en algún sector del norte del país para cargar la droga, lo que ahora fue descartado por los organismos de control aéreo de la nave.

Tarea minuciosa

Con colaboración de la Procuraduría de Narcocriminalidad Noa, la fiscalía investigó a fondo los movimientos de los pilotos, tanto en el aeropuerto como en el hotel donde estuvieron alojados, en calle Belgrano al 300, donde prácticamente permanecieron para dormir.

A las horas de video del aeropuerto se sumaron las del hotel y las del recorrido que la policía local, a través de las cámaras de video instaladas en toda la ciudad, realizó del remise que trasladó a los dos pilotos desde el aeropuerto hasta el hotel, pues se quería verificar si en el camino hubo o no algún contacto extraño.

Es tarea, que demandó bastante trabajo, permitió finalmente despejar esas dudas y confirmar que no hubo contacto con otros cómplices y que los dos misteriosos pasajeros que debían subir a ese jet, según lo declarado, en realidad nunca existieron.

 

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar