Claves del nuevo sistema tarifario: a quiénes alcanzará el recorte de subsidios

Gobierno 05 de agosto de 2022
tope

El ministro de Economía, Sergio Massa anunció el miércoles que la quita de subsidios a la energía será mayor a la prevista inicialmente. Por un lado, sostuvo que 9 millones pidieron conservar el beneficio y otros 4 millones quedaron excluidos voluntariamente, lo que significa que el 30 por ciento de los hogares pasará a pagar la tarifa plena y no solo el 10 por ciento como había asegurado el gobierno.

A su vez, Massa anticipó que a los 9 millones que se anotaron en el registro solo se les subsidiará una parte del consumo y sobre el excedente también se aplicará la tarifa plena. En el caso de la electricidad, informó que se subsidiará hasta 400 Kwh mensuales. Ese tope preserva al 80 por ciento de los hogares. 

Todavía no se sabe quién estará a cargo de la implementación, pues fuentes oficiales confirmaron que el secretario de Energía, Darío Martínez, sería desplazado en las próximas horas. El principal candidato que aparece para reemplazarlo es el actual interventor de Enargas, Federico Bernal. 

Cerca de un 20 por ciento de los hogares consume más de 400 Kwh por mes. Por lo tanto, con el tope de los 400 Kwh mensuales el 80 por ciento de los hogares no debería afrontar aumentos adicionales. Así lo confirmó la vocera presidencial Gabriela Cerruti.

En el servicio de gas se aplicará una lógica similar, aunque por ahora Massa no dio ninguna precisión. “En el caso del gas, la quita de subsidio seguirá la misma lógica, pero por regiones, partiendo de las diferencias climáticas y costo de distribución, así como también la estacionalidad”, se limitó a decir el ministro.

Las tarifas regirán en las distintas regiones del país, "ya que se buscará respetar las particularidades de cada región", según indicaron fuentes del Palacio de Hacienda.

"No es lo mismo utilizar 400 kilowatts en Capital Federal y el Gran Buenos Aires, que en el noreste del país, donde se cocina con electricidad", dijeron las fuentes.

Desde el gobierno dejaron trascender en los últimos días que muchas personas que decidieron no anotarse cuando vieron que la inscripción implicaba renunciar al secreto fiscal. Sin embargo, algunos especialistas ya venían advirtiendo desde que se publicó el decreto 332/22 que el tope de ingresos a partir del cual se pierde el subsidio (3,5 canastas básicas equivalente a 364 mil pesos, según los datos del Indec de junio) era demasiado bajo y no iba a dejar afuera solo al 10 por ciento de los hogares sino a cerca del 30 por ciento, tal como terminó sucediendo.

Dentro de los 9 millones de inscriptos, hubo cerca de 400 mil que no cumplieron los requisitos e igual perderán el subsidio. El gobierno todavía no realizó ningún cruce de datos con la AFIP u otro organismo oficial.

También ha habido casos de hogares que declararon, por ejemplo, 355 mil pesos y el sistema igual los excluyó del beneficio del subsidio, pese a que el dato actualizado de las canastas suma 364 mil pesos. Eso tal vez ocurrió porque el sistema quedó con el tope de canastas de mayo que era de 348 mil pesos.

Si en algún momento cruzan datos seguramente los que pierdan el subsidio serán más de 400 mil porque no deben ser pocos los que mintieron en la declaración jurada.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar