El crimen organizado se potencia en la frontera norte

Policiales 01 de junio de 2018
Crece la teoría de que la persona quemada en Orán fue víctima de un crimen mafioso. El cuerpo apareció carbonizado en el “camino de los bagayeros”, en la ruta 50.
Droga

A pocos días de la ejecución de una joven pareja en Salvador Mazza y del desbaratamiento de una poderosa banda de narcotraficantes en la ciudad de Orán, la aparición de un cadáver calcinado a un costado de la ruta nacional 50 confirmaría con más fuerza que los tentáculos del crimen organizado se han ramificado peligrosamente en la frontera norte. La droga, la trata de personas y el contrabando se convirtieron en los puentes y las trincheras para que grupos mafiosos potencien su accionar delictivo.

Todo indica que la persona encontrada en ese estado, el miércoles a la mañana en el "camino de los bagayeros" (entre Aguas Blancas y San Ramón de la Nueva Orán), fue víctima de un accionar mafioso. El hecho de que lo hayan quemado en el lugar de tránsito del mayor contrabando de mercadería procedente de Bolivia representa todo un mensaje, de perfil mafioso.  El cuerpo estaba a simple vista.

Para posibilitar que el cadáver se queme íntegramente los asesinos cortaron los crecidos pastizales que bordean el sendero y transportaron troncos, ramas y abundante cantidad de cajones de madera para avivar el fuego. Lo que más llama la atención es que todo esto sucedió en un área que circunda al Puesto 28 de Gendarmería Nacional, ubicado sobre la red caminera que conduce a la frontera con Bolivia.

El Tribuno

El cuerpo calcinado fue encontrado a unos 400 o 500 metros, en sentido diagonal, del puesto de control de Gendarmería. Por la tupida vegetación, donde sobresalen altos pastizales, es imposible que los gendarmes hayan advertido la fogata. Pero más allá de esta situación, lo que sorprende es que los autores del hecho se hayan expuesto a cometer el crimen en una zona militarizada. "Esto grafica la impunidad con que operan estas bandas", expresó un vecino de Orán.

Una de las hipótesis que se manejan es que la víctima fue ejecutada en otro lugar y que trasladaron al cadáver hasta el "camino de los bagayaros" con la firme intención de darle entidad al mensaje mafioso. Se especula con la posibilidad de que el crimen esté relacionado con el enfrentamiento entre grupos que pretenden apoderarse del monopolio del bagayeo.

También se sospecha que el caso esté emparentado con la captura de "Juanzuti" Aguilera, el narco de Orán que explotaba la cooperativa de bagayeros El Fronterizo. Se habla de que la víctima podría ser un pasador que conocía las andanzas de Aguilera respecto a su actividad con el contrabando, la droga y la trata de personas.

Autopsia complicada

El cuerpo incinerado fue trasladado ayer a Salta para determinar la data y causa de muerte. La autopsia y los estudios complementarios están a cargo de profesionales del Servicio de Tanatología Forense del Cuerpo de Investigaciones Fiscales (CIF). La medida fue dispuesta debido a que en el hospital San Vicente de Paúl de Orán no se pudieron realizar las pericias de rigor porque el cuerpo quedó virtualmente carbonizado. La víctima sería un hombre de entre 20 y 30 años que aún no fue identificado. Lo que se trata de establecer es si sufrió lesiones antes de ser quemado. Hasta ayer no se había reportado ninguna denuncia de alguien que haya desaparecido en la zona ni en Bolivia.

Manuel Barrios, presidente de la cooperativa de bagayeros “15 de abril”, se excusó de arriesgar una hipótesis acerca del suceso. “Lo que pasó da miedo y frente a la gravedad del hecho prefiero no dar ninguna opinión para no perjudicar la investigación”, expresó a El Tribuno. Lo que sí aseguró es que la persona incinerada no es ningún integrante de su cooperativa.

Fuente: El Tribuno 

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar