Casarse sin romper la cuarentena: una salteña hizo una “ceremonia” virtual con invitados de todo el mundo

Sociedad 07 de abril de 2020
Creatividad, al servicio del amor. Ángel y Milagro habían programado su casamiento para el 1° de abril, pero la cuarentena postergó todos los festejos. Pese a esto, en lugar de bajar los brazos, sus amigos organizaron una “ceremonia” virtual: más de 80 invitados de todo el mundo se sumaron a una conferencia en la que hubo música, trivias, karaoke y el “Sí, acepto” por parte de los novios.
novios

Las invitaciones estaban listas; el salón reservado; el cotillón comprado. Sin embargo, la ceremonia que Mili y Ángel habían organizado para el mes de abril tuvo que sortear los contratiempos de la cuarentena.

Al igual que ellos, son muchas las parejas que habían programado su boda para ésta época del año, sin sospechar que la pandemia por Coronavirus paralizaría al mundo. Pese a esto y en lugar de renunciar a los festejos, pusieron la creatividad al servicio del amor y tuvieron una “ceremonia” virtual organizada por sus amigos.

Bajo la premisa de no romper la cuarentena y valiéndose de las nuevas tecnologías, Ángel y Mili tuvieron su “casamiento” tal cual lo habían soñado, con más de 80 invitados que se sumaron por videollamada a una conferencia de la aplicación Zoom y así compartieron el momento. 

boda salteña on line


“La pandemia fue más importante, y lo entendimos desde un lugar consciente y responsable”.


En diálogo con los protagonistas, Mili nos cuenta que luego de vivir 22 años en Salta, donde estudió arquitectura, viajó a Buenos Aires por trabajo. Allí conoció a Ángel, un rionegrino con el que lleva tres años en pareja.

La decisión de casarse les demandó los enormes preparativos que requiere una boda, pero no les quedó otro remedio que suspender la celebración con la que soñaban hace meses. Ante el desazón que produjo la postergación, nació una idea: celebrar virtualmente.

invitados 1


“Habíamos programado el civil para el 1 de abril y la fiesta para el 4, pero tuvimos que cancelar todo: civil, iglesia y salón”, nos cuenta Milagros. Tentativamente, el festejo como lo habían soñado se trasladaría para el mes de noviembre, aunque todavía les queda la alegría de haber tenido su “boda” virtual.


“Había más de 80 conexiones. Detrás de cada pantalla había parejas, hijos, familia, amigos: fue emocionante, divertido, todo cargado de amor y creatividad”.


Un festejo novedoso

El sábado 4 de abril, fecha prevista para el gran evento, la familia y amigos de los novios decidieron hacerles una sorpresa insospechada: “Fue increíble, tenían todo preparado, habían practicado el tema de la conexión por Zoom y fueron puliendo algunas cosas puntuales como el sonido, la cámara y paralelamente armaron sorpresas”, nos señala Mili.

El festejo no tuvo qué envidiar: una prima de la novia tocó la guitarra desde su hogar, el mejor amigo del novio hizo lo propio con un piano y así, distintas partes del mundo fueron conectándose y congregándose en una misma pantalla.

“Detrás de cada pantalla había parejas, hijos, familia, amigos: fueron 2 o 3 horas de estar todos compartiendo el hilo de un esquema que habían armado”, dice la novia virtual, quien remata: “Fue emocionante, divertido, cargado de amor y creatividad”.

“El crack fue un amigo nuestro que se puso esto al hombro con un par de ´ayudantes de Santa´, ellos recopilaron información para los juegos que armaron, consiguieron la lista de invitados y explicaron a los mayores cómo usar Zoom”, nos dice el novio.


No hubo fotos en un salón, ni entrega de souvenires, pero cada ventana de la conversación los trasladó al hogar de cada invitado, muchos de ellos vestidos de fiesta, con pelucas y matracas, dejando de postal una celebración colorida, a puras carcajadas. 

La pareja vive actualmente en Vicente López, Buenos Aires, aunque a su hogar “llegaron” invitados de todas partes: había gente de Río Negro, Salta, Córdoba, Mendoza, Jujuy y de otros países como España, Francia y Estados Unidos.

Sin arroz y sin salón pero con amor y creatividad. De esta forma y hermanados por Internet, los novios, sus familias y sus amigos, tuvieron un “casamiento” y aunque les falte el “aval” legal, ellos ya celebraron la decisión de unirse y dar el “Sí” ante cientos de testigos.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar