Por fallas edilicias, no iniciaron las clases en un jardín de Güemes

Reclamo 22 de marzo de 2019
Las autoridades de la institución conocida como ex “Corazón de Tiza” pidieron a los padres un plazo de 10 días hasta tanto “puedan conseguir otro lugar”. Más de 200 niños esperan poder volver a las aulas. Incertidumbre y malestar generalizado.
tp

A más de una semana de la fecha estipulada para el inicio del ciclo lectivo, más de 200 niños de 3 y de 4 años que asisten a la institución conocida como ex “Corazón de Tiza”, ubicada en calle Alem 456, en la localidad de Gral. Güemes, aún esperan poder tener su primer día de clases.

Al respecto, Carina Costilla, mamá de uno los alumnos, en diálogo con InformateSalta, explicó que desde el mencionado establecimiento – sin aviso previo – decidieron suspender todas las actividades luego del acto inaugural debido a que las aulas no se encontraban en condiciones. “No da para más, es una construcción de adobe, se llueve todo, y hay paredes que están con rajaduras”, comentó.

Tras el frustrado inicio de ciclo lectivo, desde el jardín se comprometieron a solucionar los inconvenientes hasta el lunes 18 pero nada de eso ocurrió. “Nos dijeron que el día 18 volvían y después nunca más nos dijeron más nada, nos dijeron que estemos atentos a los medios, y nunca escuchamos más nada”, expresó.

En vista de ello, un nutrido grupo de padres se dirigió hasta las puertas del jardín para exigir respuestas por parte de las autoridades, quienes les pidieron aguardar un nuevo lapso de 10 días hasta tanto pudieran conseguir un nuevo lugar para dictar las clases, que en principio estaría ubicado a 4 cuadras del predio".

Sin embargo, al acudir a la dirección brindada constataron que no se corresponde con las características que debe tener el edificio, entre ellas, contar con cinco habitaciones, dos baños, entre otras cosas. “No sabemos si es real o fue una maniobra de distracción”.

Costilla explicó que las maestras también les manifestaron su preocupación puesto que carecen de información y temen no poder cumplir con el dictado de los contenidos previstos. “Nos dijeron que se atrasan con todo lo que le tienen que enseñar”.

En la oportunidad, explicó que no tienen otra salida que esperar debido a que más allá de la erogación económica que implicó pagar $400 la cooperadora, más de $115 el seguro escolar y la compra del uniforme, es casi imposible conseguir una banca en otra institución a esta altura del año. 

Por último, explicó que muchas mamás continuarán manifestándose en las puertas del establecimiento hasta tanto conozcan fehacientemente que el problema está solucionado. “Quieren ver que no haya sido mentira lo que nos dijeron, y que nos digan cual es el lugar que teóricamente se alquiló”.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar