Alberto Fernández respalda a Evo Morales y sostiene que hubo un golpe de Estado

Internacionales 11 de noviembre de 2019
El presidente electo conversó con los presidentes de México, Perú y Paraguay sobre la situación en Bolivia. Analizan un asilo para el mandatario saliente.
Fernández - Morales

Preocupado por la crisis de Bolivia que desembocó en la renuncia de Evo Morales, el presidente electo Alberto Fernández mantuvo en las últimas horas un diálogo con los presidentes Manuel López Obrador (México), Martín Vizcarra (Perú) y Abdo Benítez (Paraguay) en donde coincidieron sobre la necesidad de pacificar la región y cuestionar duramente el golpe de Estado para respaldar la figura del ahora ex presidente boliviano.

Según confiaron a Infobae fuentes allegadas al presidente electo, la charla que mantuvo con sus pares de la región se concentró en exigir una salida democrática a la situación de Bolivia y respaldar ampliamente a Morales. Aunque hay diferencias de criterio respecto de la interpretación que le dan a la salida de Morales. Mientras que los presidentes de Perú y Paraguay no hablaron hasta ahora de que en Bolivia hubo un golpe de Estado, Fernández y López Obrador no sólo mencionaron ese concepto sino que acusan a la cúpula militar por la salida forzada de Evo Morales.

No obstante, existe una decisión unánime de respaldar fuertemente a Evo Morales y mantener el Estado de derecho en Bolivia.

También en el diálogo que Fernández mantuvo con sus pares de la región se evaluó buscar un refugio para Morales ante su eventual salida forzada del territorio boliviano.

“Fue una charla breve pero en la que coincidieron en rechazar el golpe de Estado en Bolivia, apoyar a Evo Morales y cuestionar el accionar violento de grupos opositores y militares”, dijo a Infobae un allegado a Fernández a raíz de la conversación que este mantuvo con el presidente de México.

En la charla con López Obrador también habló Fernández sobre el eventual paradero de Evo Morales y la necesidad de mantener un contacto permanente con el saliente presidente de Bolivia para darle apoyo.

A la vez, en el diálogo que Fernández también mantuvo con los presidentes Vizcarra y Benítez se mencionó la necesidad de una eventual reunión de urgencia para evaluar un apoyo regional a Morales.

Fernández está dispuesto a dar asilo a Morales y los funcionarios de su gabinete que sea necesario. Pero no es una facultad de él en estos momentos. A diferencia del presidente electo, Mauricio Macri no habló hasta ahora de un golpe de Estado en Bolivia y sólo habilitó el asilo político hasta ahora del ministro de gobierno Carlos Romero, que se encuentra alojado en la embajada argentina en La Paz.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar