Salud Pública recuerda medidas para prevenir infección por hantavirus

Salud 17 de noviembre de 2019
Se debe evitar el contacto con roedores silvestres que puedan estar infectados, como también con sus secreciones. Las personas con síntomas deben realizar la consulta médica inmediata.
hantavirus_0
hantavirus_0

El Ministerio de Salud Pública recuerda a la población las medidas para prevenir infección por hantavirus, ya que no existe vacuna para este tipo de enfermedad y la única manera de protegerse es evitar el contacto con ratones silvestres y sus excretas. Asimismo, mantener prácticas de higiene que impidan el ingreso de los roedores a las viviendas, lugares de trabajo o de recreación.

La provincia de Salta se encuentra entre las regiones endémicas del país, siendo los departamentos Orán, San Martín, General Güemes, Capital y zona del Valle de Lerma donde más probabilidades existen de que los ratones silvestres sean portadores del virus hanta.

Según registros de la Dirección de Coordinación Epidemiológica, en lo que va del presente año se han estudiado 140 casos sospechosos de la enfermedad, habiéndose confirmado 25, el último, un paciente joven de Tartagal, en tratamiento en el hospital Señor del Milagro, con buena evolución e internado en sala común.

De este número de casos confirmados, ocho son de Orán y cuatro de general Mosconi; hubo tres en Tartagal; dos en General Güemes, Pichanal, Salvador Mazza y Colonia Santa Rosa, uno en Capital y uno proveniente de la provincia de Jujuy.

En el año 2018, se confirmaron 38 casos y en 2017, 16. El año en el que más casos ocurrieron fue el 2015, con 56 personas afectadas y nueve decesos.

Las autoridades sanitarias provinciales hacen hincapié en que la infección por hantavirus puede superarse con éxito siempre que la persona que manifieste síntomas de la enfermedad haga la consulta médica en forma inmediata y se le realice el tratamiento médico adecuado.

Prevención
Mantener la vivienda limpia, para evitar la presencia de roedores. Eliminar los elementos en desuso que puedan servir para que aniden en ellos.

Tapar todas las rendijas de más de medio centímetro de abertura, tanto en el interior como en el exterior, con materiales resistente a la acción de los roedores. Poner especial atención a los lugares donde se almacenan alimentos.

Las huertas y acopio de leña deben ubicarse lejos del hogar, en lo posible a 30 metros de la vivienda.

No entrar en lugares cerrados que puedan haber sido infestados por roedores, sin antes ventilarlos abriendo puertas y ventanas.

Si se va a acampar, hacerlo lejos de basurales y malezas. No dormir directamente sobre el suelo.

Evitar toda posibilidad de contacto directo con los roedores, sus heces, orina o saliva.

Tener especial cuidado en la puesta en marcha de ventiladores y de aparatos de aire acondicionado cuyos filtros o conductos puedan haber tenido contacto con polvo contaminado, roedores o sus excretas.

Mantener los alrededores de las casas limpios y libres de elementos que sirvan de alimento a los roedores o para que construyan sus nidos.

Mantener corto el pasto en un perímetro de 30 metros alrededor de la vivienda. Antes de desmalezar, cerciorarse de que no haya posibilidad de que los roedores ingresen a la casa.

Si no hay servicio de recolección, enterrar la basura diariamente en lugares alejados de la vivienda por lo menos a 30 centímetros de profundidad.

Guardar la comida de los animales domésticos fuera del alcance de los roedores, especialmente durante la noche.

Proteger las fuentes de abastecimiento de agua.

Qué es el hantavirus
El hantavirus es una enfermedad viral aguda grave, causada por el virus hanta, cuyo agente vector es el ratón silvestre, especialmente el conocido como colilargo. Si este ratón está infectado, puede transmitir la enfermedad a las personas a través de la saliva, heces u orina.

La transmisión puede darse por inhalación de aire contaminado, contacto directo con el animal infectado o mordedura. También puede transmitirse desde una persona enferma a otra, aunque esta última forma sólo se da en el sur del país y no en la región norte.  

Síntomas
Las primeras manifestaciones son similares a las de un estado gripal: fiebre, dolor muscular, escalofríos, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, dolor abdominal, diarrea. Con el paso de los días, puede sobrevenir dificultad respiratoria. Si el cuadro se agrava puede convertirse en síndrome cardiopulmonar por hantavirus y, si no es tratado a tiempo, puede ocasionar la muerte.

Es importante recalcar que toda persona con síntomas de la enfermedad y que haya estado expuesta al contacto con orina, saliva o excrementos de ratas o ratones hasta seis semanas antes de la aparición de los síntomas, debe hacer la consulta en forma inmediata en un establecimiento de salud. 

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar