El pedido de la mamá de un joven asesinado por su mujer embarazada: "No quiero que mi nieta viva en un penal"

Nacional 30 de marzo de 2022
madre

La relación amorosa que mantuvieron Juanjo Ledesma y Sabrina Farias fue tan efímera como violenta. El período duró un total cuatro meses: se conocieron por Facebook en junio del año pasado en plena pandemia. A los dos meses de convivir, ella quedó embarazada. El 10 de julio de ese mismo año en un episodio confuso Juanjo recibió tres puñaladas letales. Luego de estar internado 21 días en terapia intensiva en el Hospital de Ezeiza, el 31 de agosto su familia recibió la peor noticia. "Nos llaman para avisarnos que había fallecido", expresó Norma Arbel, madre de la víctima, en diálogo con cronica.com.ar.

Por el crimen, Sabrina Farias, quien era su pareja y madre de su hija, está imputada por homicidio agravado por el vínculo. El 4 de agosto del año pasado, la acusada fue beneficiada con prisión domiciliaria por embarazo, y ahora que la beba nació, por lactancia. De manera que se encuentra privada de su libertad en la casa de una prima. La causa que hasta hace una semana estaba a cargo de la Unidad Funcional de Instrucción N° 3, Descentralizada de Ezeiza en manos del fiscal Ricardo Omar Becerra, pasó a Lomas de Zamora, donde fue elevada a juicio y espera fecha.

Juanjo Ledesma junto a su hermana Déboraa.

En ese contexto, la familia de la víctima exige Justicia por Juanjo, y la tenencia de la beba, nacida el 5 de diciembre del año pasado y a quien todavía no conocen. "No quiero que mi nieta vaya a un penal. No tiene porque pagar una pena por algo que hizo la madre", reclamó Arbel.

"Me preocupa que esté en manos de una persona así, que ya mató. No queremos que haya otro Lucio (Dupuy)", sentenció la mujer, y agregó: "Yo quiero que la bebé esté bien, que sea feliz, que tenga un futuro, como hubiese querido mi hijo".

Es que Norma cree fervientemente que así lo hubiera querido su hijo, quien estaba "muy ansioso y re contento" con la noticia del embarazo que lo iba a convertir en papá por primera vez. "Mi hijo la amaba desde la panza, él me decía- me late el corazón de alegría-", recordó.

Por el momento, la Justicia pidió un ADN para corroborar la identidad de la menor, y así dar lugar al reclamo de la familia Ledesma, que de cumplirse, sería Débora, la hermana del joven asesinado, la responsable ya que cuenta con el ingreso y el lugar para poder hacerse cargo. Por su parte, Norma expresó que ella no pierde las esperanzas que se haga Justicia, y manifestó que "dependerá de los jueces".

La víctima de 27 años junto a su mamá.

En el marco de la investigación por la muerte de Juanjo, se habría corroborado que el joven sufría violencia de género de parte de la acusada. Según contó Arbel la relación que mantuvo su hijo con Farias fue muy corta, de manera que ella solo la vio en cuatro oportunidades. Además que en ese período su hermano recientemente había enfermado por coronavirus y era ella quien lo atendía, entonces estaba muy poco en su casa.

Sin embargo, pese al corto tiempo de relación, había ciertas actitudes que tenía la mujer que a la familia Ledesma no le gustaban. "Esa chica no me gusta, no saluda, mira con bronca", le había dicho a Norma, en reiteradas oportunidades su marido. En tanto Debora, también le había contado que escuchaba cómo le gritaba a Juanjo. "Es muy sargentona", le había comentado antes del ataque fatal.

Cómo fue el crimen de Juanjo Ledesma

En diálogo exclusivo con cronica.com.ar, Débora, la hermana mayor de Juanjo, que trabaja como enfermera, relató que el hecho ocurrió el 10 de julio pasado alrededor de las siete de la mañana, en la casa donde la pareja vivía en el municipio de Ezeiza, en el mismo predio en el que residía ella junto a sus padres.

"Lo que relató mi papá es que escuchó un portazo de la casa de ellos y salió a ver que pasaba. Cuando sale, la ve a ella con un cuchillo tramontina en la mano. Y mi hermano estaba en el umbral de la puerta de su casa. Mi papá le pregunta que pasaba, y él le dice ´que eran cosas de pareja´, y se mete para adentro de su casa. Al rato aparece ella y le advierte a mi papá-´correte que te lo voy a matar´-y se mete adentro de la casa. Mi papá sale atrás de ella, pero cuando entra en la casa de ellos, ella sale. Ahí lo ve a mi hermano tirado en el piso en medio de un charco de sangre", relató Débora.

Juanjo había recibido un total de tres puñaladas, "una de frente y dos por la espalda", contó Norma.

"Mi hijo perdió casi tres litros de sangre, estaba tirado en el piso en medio de un charco de sangre. Lo encontró mi marido", agregó.

Según sostuvo la mamá de la víctima, su marido "vio que fue ella". Además, todos los vecinos que fueron testigos de lo que se podía ver desde afuera de la casa ya declararon.

Por su parte, la acusada sostiene que "no se acuerda de nada". "Se acuerda lo que ella quiere y no lo que pasó", expresó la mujer.

Asimismo, Arbel manifestó que el papá de Juanjo está medicado, mientras que ella, intenta mantenerse fuerte para que se haga Justicia por su hijo, y no quede en el olvido.

"Yo tengo fe que todo va a salir a favor de Juanjo y que se va a hacer Justicia", sentenció. /Crónica

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar