Siete policías del 911 condenados a dos años de prisión condicional por vejaciones

Justicia 19 de noviembre de 2015
Tras dos semanas de audiencias, el fiscal penal 4, Pablo López Soto, logró una condena de dos años de prisión condicional para 7 policías del servicio del 911, acusados de golpear a 7 menores.

Los policías condenados, todos ellos suboficiales, llegaron a juicio por el delito de vejaciones calificadas, calificación penal que se mantuvo hasta el final del debate, el cual estuvo presidido por el juez, Guillermo Pereyra, de la Sala VI del Tribunal de Juicio.

Defendidos por abogados de la institución policial, los efectivos declararon en el inicio del juicio, oportunidad en la que deslindaron toda responsabilidad por las lesiones que sufrieron seis menores y un mayor en un procedimiento de despeje ocurrido en la esquina de las calles Maipú y Necochea, en agosto del año 2012.

Los acusados dijeron que acudieron en respuesta a llamados de vecinos sobre las molestias que ocasionaban los jóvenes que participaban de una ingesta alcohólica, circunstancias en que vieron a las víctimas que se golpeaban entre sí.

También afirmaron que al intentar intervenir, los jóvenes comenzaron a insultarlos y a golpearlos, pero que en ningún momento los agredieron sino usaron las tácticas para reducir a las personas que se resisten.

Por su parte, las víctimas declararon y uno a uno, de manera coincidente, relataron cómo los policías llegaron y sin mediar palabras los sometieron a golpes con las tonfas, como así también utilizaron gas pimienta. Por su parte, otros testigos, entre ellos peritos y médicos, se refirieron a las lesiones sufridas, las que eran compatibles con el accionar imputado a los policías.

Audiencias tras audiencias, la fiscalía rebatió la coartada de la defensa y sostuvo la hipótesis penal de la agresión deliberada de los acusados hacia los menores, quienes resultaron con lesiones leves debido a los golpes recibidos.
Al momento de los alegatos, el fiscal López Soto solicitó para los policías una pena de tres años de prisión y seis de inhabilitación para ejercer cargos públicos, mientras que la defensa apeló a la absolución por el principio de la duda.

Al dictar el veredicto, el juez Pereyra se inclinó por el planteo del fiscal y resolvió condenar a los efectivos a la pena de dos años de prisión condicional más cuatro de inhabilitación en el ejercicio de la función pública.

Fuente: www.informatesalta.com.ar

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar