Un día como hoy, hace 34 años, un salteño “navegaba en kayak” por la Plaza 9 de Julio

Sociedad 30 de octubre de 2018
Un 30 de octubre de 1984, una furiosa tormenta caía sobre Salta Capital inundándolo todo. La plaza principal de la ciudad y sus calles linderas quedaron bajo una laguna. En el medio del diluvio, un joven se animó a pasear con un kayak por el centro. ¡Mirá esta curiosa y divertida historia!
kayak salta recuerdo historia

El baúl de los recuerdos de Salta aún tiene muchas historias para contar, y ésta cumple 33 años: un 30 de octubre del año 1984, tras una intensa tormenta que se precipitó sobre la ciudad capital, cubriéndolo todo con agua, un salteño se animó a darle una imagen diferente al temporal, “navegando en kayak por primera vez” por las calles céntricas.

Esta historia fue compartida por Néstor Mena en su perfil de Facebook, recordando lo ocurrido aquel día, cuando se encontraba en su local "Náutica Gustavo Sport, ubicada en Avda. Belgrano 550 (entre Mitre y Zuviría), actual banco Columbia, junto a su amigo Fernando B. Dávalos quien también trabajaba en la Fiscalía Federal, entregando cédulas.

Recuerda Mena que, en horas de la tarde se largó “una terrible tormenta” como pocas veces se vio, a tal modo que la Belgrano pasó de avenida a río. Al instante la ciudad quedó bajo el agua y los autos flotaban por todos lados.

kayak salta recuerdo historia

Fue entonces que Mena le comentó a su amigo Fernando qué hermoso estaba “para remar en kayak por aquel río en pleno centro de la ciudad”. La idea se convirtió en apuesta, por lo cual Fernando se puso un short, una chaqueta de neoprenne, tomó un kayak de la tienda náutica y comenzó a remar por “los cauces” de la capital.

Lo vi alejarse remando por Belgrano hacia Mitre (contra la corriente), ante el asombro de la gente. En su recorrido por la plaza 9 de Julio, un fotógrafo de diario El Tribuno (que por entonces tenía su redacción en Zuviría 20), capto la imagen que al otro día fue portada del diario. La foto y el hecho en sí fue la noticia comentada, en charlas de bares y confiterías por varios días”, rememora Mena sobre la anécdota. ¡Qué lindo y curioso recuerdo!

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar