La bella ex novia de Evo Morales condenada por corrupción cuyo nombre volvió a sonar en Bolivia

Medios 12 de noviembre de 2019
En redes sociales, los usuarios recordaron los escándalos mediáticos que generó la mujer. La historia del hijo fantasma.
novias

El 23 de mayo de 2017, Gabriela Zapata Montaño, la exnovia de Evo Morales, fue condenada a 10 años de prisión por corrupción. Antes, había protagonizado un escándalo mediático y usado al hijo de un familiar para difamar al expresidente de Bolivia. Hoy, su nombre volvió a resonar en Twitter tras un hilo viral que bromeaba sobre quién estaba debajo de las sábanas del exmandatario en una foto que él mismo publicó sobre su última noche en el país.

Zapata Montaño, de 35 años, estuvo en pareja con Morales de 2005 a 2007. Tras su separación, fue protagonista de un escándalo mediático tras salir a decir que tenía un hijo con el presidente de Bolivia. Además, luego de su ruptura con el líder socialista fue acusada de legitimación de ganancias ilícitas, asociación delictiva, falsedad ideológica, uso de instrumento falsificado, contribución y ventajas ilegítimas, y uso indebido de bienes y servicios públicos, entre otras cosas.

Según los fiscales Daniel Ayala y Juan Carlos Soria, la mujer recibió "millonarios depósitos" en sus cuentas bancarias y realizó pagos en efectivo para la compra de bienes inmuebles, autos, empresas, entre otras propiedades. Al ser indagada, Zapata no pudo justificar la procedencia de este dinero, que no correspondía a su sueldo como gerente comercial de una filial de la empresa constructora china Camce, para la cual trabajaba.

 

La expareja de Evo Morales también estuvo imputada en otro proceso por trata de personas, tras haber usado a un menor de edad como parte de un plan para perjudicar al mandatario boliviano. Un periodista de ese país había salido a contar que la empresaria y el político tenían un hijo en común, que supuestamente había nacido en 2007. Pero, tiempo después, desde la cárcel, la mujer se retractó y dijo que el niño nunca nació.

 

Además, aseguró que fue utilizada para afectar la imagen del mandatario. Ya que tras el escándalo mediático, la popularidad de Morales bajó y el presidente perdió en el referéndum constitucional del 21 de febrero del mismo año, que le impedía presentarse como candidato a las elecciones de 2019.

"La información que tengo es que el niño ni siquiera habría nacido, que no habría existido nunca y que toda esta documentación del nacimiento sería inventada", contó en febrero de 2016 Carlos Valverde, el periodista que había sacado a la luz la noticia del supuesto hijo.

Según el presentador de televisión, Zapata Montaño usaba al hijo de un familiar para mostrarlo como si fuera suyo y del presidente boliviano. "A Gabriela Zapata Montaño la conocí en 2005. Es verdad que era mi pareja. En 2007 tuvimos un bebé y lamentablemente murió", había admitido en Twitter el mandatario, luego de que el pueblo lo juzgara por haber ocultado al menor.

 

Además del delito por corrupción, se supo que Zapata Montaño había adulterado su título universitario que la acreditaba como abogada de la Universidad Mayor de San Andrés de La Paz, para así suscribir varios documentos notariales.

Otra de las acusaciones a la expareja de Evo Morales tuvo que ver con el uso de edificios públicos con fines personales. La mujer se reunió varias veces con empresarios en carácter de funcionaria de la Unidad e Gestión Social del Gobierno y fue denunciada por el propio Estado por usar las oficinas del Ministerio de la Presidencia para hacer tratos ilegales.

"Es una sentencia política e injusta", fueron las palabras de Zapata Montaño minutos después de escuchar su condena a 10 años de cárcel.

 

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar