Las crudas revelaciones de la enfermera que intentó reanimar a Maradona

Nacional 16 de junio de 2021
enfermera

La enfermera que cuidaba a Diego Armando Maradona durante el día y que fue la primera en intentar reanimarlo cuando hace casi siete meses falleció en la casa de un country de Tigre, ratificó hoy que nunca pudo tomarle los signos vitales, que tenía una mala relación con él y que las personas que lo acompañaban no la dejaban ingresar a su habitación.

Tal como había dicho cuando declaró en dos oportunidades como testigo, Dahiana Gisela Madrid (36) reiteró que aquella mañana del 25 de noviembre, le dio la sensación, por lo que escuchó, que Maradona se levantó para orinar en el baño portátil que tenía junto a la cama, dentro de la habitación, pese a que la junta médica concluyó que a esa hora ya estaba agonizando.

Si bien en su declaración testimonial –ahora sin validez porque se convirtió en imputada-, había reconocido que había confeccionado un informe trucho para "Medidom" en el que constaba que aquella mañana había intentado controlar al exfutbolista y que él se había negado, hoy modificó su versión.

Había dicho que ese informe lo hizo luego de la muerte del ex DT de Gimnasia por pedido de su supervisor, Mariano Ariel Perroni (40), otro de los imputados citado a indagatoria para el próximo viernes, pero este miércoles expresó que asentó eso en el informe sin ver al “10” porque sabía que no se dejaba controlar por ella.

En su llamado a indagatoria, los fiscales le atribuyeron tanto a Madrid como al otro enfermero imputado, Ricardo Omar Almirón, el no haber asistido a Maradona "a sabiendas de su delicada situación y con conocimiento que esa omisión podía provocar su muerte" y haber actuado "en clara complicidad con la finalidad delictiva del plan" ideado por otros imputados.

La autopsia determinó que Maradona murió a raíz de un "edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada", descubrieron en su corazón una "miocardiopatía dilatada" y calificaron al equipo médico tratante como "deficiente", "temerario" e "indiferente" ante la posibilidad cierta de su muerte y que lo abandonaron "a la suerte".

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar