La tremenda tragedia de un conocido futbolista: sus 3 hermanos murieron en distintos sucesos violentos

Medios 08 de septiembre de 2021
torren

La historia del futbolista de Argentinos Juniors, Miguel Ángel Torrén, tiene mucho de resiliencia o recuperación.

Y otra vez deberá superar un hecho triste, producto de la violencia y la descomposición de una sociedad que parece haberse acostumbrado a su autodestrucción.

El defensor de 33 años y referente de Argentinos Juniors se enteró después del partido de este lunes en el que su equipo igualó contra Estudiantes del fallecimiento de Luis, su hermano diez años mayor, quien peleaba por su vida desde hace 12 días después de haber sido baleado en el barrio El Triángulo, situado en la zona Sudoeste de Rosario. Inmenso dolor por una noticia durísima.

El 25 de agosto, en la calle Puerto Argentino al 4.200, dos hombres en una moto atacaron a tiros al hermano del futbolista, que tras el hecho fue trasladado de manera urgente al Hospital de Emergencias Clemente Álvarez para ser intervenido quirúrgicamente. Sin embargo, no logró recuperarse y falleció el lunes dejando una herida enorme en la familia Torrén.

Miguel, conmocionado, despidió en las últimas horas a Luis en su cuenta de Instagram. “Te nos fuiste nomás hermano, peleaste hasta donde pudiste como el guerrero que eras. Ahora te toca descansar y seguro allá arriba te vas a encontrar con mamá, papá y tus otros dos hermanos, y van a volver a estar juntos ahí con Dios”, escribió quien suele utilizar la cinta de capitán del Bicho, y rápidamente recibió el apoyo de sus compañeros, dirigentes y del club.

“Hoy solamente mucha fuerza Miguel”, publicó Cristian Malaspina, presidente de los de La Paternal, en su cuenta de Twitter, donde también la institución se expresó de forma oficial: “La A. A. Argentinos Juniors acompaña a Miguel Torrén y su familia en este difícil y duro momento. Estamos con vos. QEPD. #FuerzaCapitán”.

Otros dos hermanos

El defensor deberá encontrar fuerzas nuevamente para superar otra tragedia familiar.

Y es que Torrén ya había perdido a otros dos hermanos, también producto de distintos hechos de violencia.

El 24 de abril de 2010, Walter Torrén, quien en ese entonces tenía 32 años, fue asesinado en un potrero de Rosario.

Después de una discusión que terminó a los golpes, un tercer hombre se metió en el campo de juego y le disparó en un omóplato. Miguel estaba jugando en Cerro Porteño de Paraguay, cedido por Newell’s (donde debutó a los 16 años en 2005), y debió regresar al país para despedir los restos de su hermano.

Y, el año pasado, en un confuso hecho, Gabriel Francisco Torrén, de 36 años, apareció muerto a golpes el 21 de mayo, también en Rosario.

Un familiar y una vecina denunciaron que el ataque fue perpetrado por agentes del Comando Radioeléctrico, pero el informe preliminar de la autopsia indicó que las lesiones que le produjeron eran mortales.

“Nosotros acá en la Tierra te vamos a extrañar muchísimo. Descansá y guíanos desde arriba. Siento un dolor inmenso con tu pérdida, pero voy a seguir jugando a la pelota como vos me decías. Ahora me tenés que mandar fuerza vos a mí para seguir adelante y no aflojar. Te voy a recordar y a extrañar hasta el último día de mi vida”, cerró su publicación el futbolista de Argentinos. /Olé

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar