Boris Johnson: "Las mujeres no pueden nacer con un pene"

Internacionales 28 de junio de 2022
boris

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, ahondó más en la polémica sobre las personas transexuales al afirmar que existe una diferencia entre ser mujer y ser mujer trans, y que “alguien no puede nacer con pene sin ser hombre”.

Con sus declaraciones Johnson reafirmó que apoya la prohibición de la Federación Internacional de Natación (FINA), que restringió la participación de los atletas transgénero que hayan pasado la pubertad masculinas en las competencias de categoría femenina.

La federación internacional de natación anunció que estaba cambiando sus políticas para que las mujeres transgénero solo puedan competir en las carreras femeninas de la organización si han completado su transición a la edad de 12 años.

En cambio, se establecerá una “categoría abierta” para que los atletas transgénero compitan entre sí en eventos, incluidos los Campeonatos Mundiales de Natación, los Campeonatos Mundiales de Natación y la Copa Mundial de Natación.

La decisión significa que la nadadora trans estadounidense Lia Thomas, de 23 años, no podrá competir contra mujeres, después de que batió récords y desató un feroz debate sobre si los atletas trans deberían poder competir o no.

La secretaria de Cultura de Reino Unido, Nadine Dorries, se reunirá el martes con líderes de otros organismos deportivos para dejar “muy claro” que quiere que sigan el movimiento.

Cuando se le preguntó sobre la prohibición de la FINA, Johnson dijo: “No la he estudiado en detalle, pero no veo ninguna razón para disentir”.

“Eso se deriva de lo que he dicho anteriormente”, reiteró cuando le resumieron la política.

También se le preguntó a Johnson si una mujer puede nacer con pene, en medio de un debate en algunos sectores sobre anatomía y género.

“No sin ser un hombre, esa es mi opinión al respecto”, respondió el primer ministro.

Hablando con los reporteros que viajaron con él durante su visita a Ruanda, se le preguntó si cree que hay una diferencia entre ser mujer y una mujer trans.

 Después de hacer una pausa para pensar, dijo: “Sí”.

“Mira, es muy, muy importante que, como sociedad, seamos tan comprensivos con todos los demás como sea posible. Siempre he defendido eso. Cuando empiezas a pasar de cuestiones de sexualidad a cuestiones de género, empiezas a plantear problemas particulares.”, agregó Johnson.

Se refirió a tres preocupaciones que tiene al respecto, empezando por la edad en la que un joven puede convertirse en Gillick competente, que es una ley médica para decidir si un niño puede dar su consentimiento para su propio tratamiento médico sin necesidad de permiso o conocimiento de los padres.

“Creo que he hablado de tres preocupaciones que he tenido en el pasado. Tienen que ver con la edad a la que puedes (convertirte) en Gillick competente para la transición, la cuestión de los espacios seguros para las mujeres y las dificultades que tienes en las competiciones deportivas”, explicó.

“Todos estos son problemas muy difíciles y hay que ser muy, muy sensible”, dijo el primer ministro.

La organización benéfica LGBTQ+ Stonewall criticó la línea de interrogatorio, sugiriendo que el primer ministro lo recibiría como una “distracción” de la agitación política.

El director asociado de campañas, Sasha Misra, dijo: “La verdadera pregunta que debería estar en los labios de la nación es esta: en un momento en que estamos viviendo múltiples crisis nacionales, ¿por qué los periodistas desperdician tiempo valioso en las entrevistas al hacerle al Primer Ministro preguntas capciosas sobre una pequeña minoría vulnerable?”

“Sabemos que la mayoría del público se siente solidario y compasivo con las personas trans, que son sus familiares, amigos y vecinos”, agregó.

Para Misra, este enfoque en la cobertura mediática de los temas trans causa que las personas trans se sientan menos seguras en su vida cotidiana y le quita el foco a los problemas más apremiantes en la sociedad.

“El primer ministro puede agradecer la distracción, pero no debe dejarse engañar pensando que los puntos de conversación anti-trans ganarán votos”, reiteró.

Algunos han interpretado la decisión de los conservadores de intensificar el debate sobre los derechos de las personas trans como una forma de ampliar las divisiones sobre el tema dentro del Partido Laborista.

El líder laborista Sir Keir Starmer se ha negado en el pasado a dar una respuesta definitiva sobre la cuestión del pene.

En cambio, dijo: “No creo que discutir este tema de esta manera ayude a nadie a largo plazo”.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar