"El verdadero Milagro sería que dejen de violar y matar a mujeres indígenas"

Sociedad 13 de septiembre de 2022 Por InformateSalta
basta de chineo

La manifestación se realizó en las puertas de la Catedral Basílica, para visibilizar los abusos y violaciones que sufren niñas, adolescentes y mujeres pertenecientes a comunidades indígenas, sobre todo, del Chaco salteño.

La provincia de Salta celebrará el próximo 15 de septiembre la tradicional Fiesta del Señor y la Virgen del Milagro. En ese marco organizaciones feministas de la provincia intervinieron el centro salteño bajo la consigna: "El verdadero milagro sería que dejen de violar y matar a mujeres indígenas".

El grupo de militantes afirmó que la manifestación, en las puertas de la histórica Catedral Basílica, se hizo con la intención de visibilizar los abusos y violaciones que sufren niñas, adolescentes y mujeres pertenecientes a comunidades indígenas, sobre todo, del Chaco salteño.

basta de chineo

Inu Yaku Veleizan, de la organización transfeminista Arpias dijo a Salta/12 que ante la amplia -y casi exclusiva- cobertura mediática, además de la circulación permanente de personas por el microcentro salteño, decidieron "hacer una intervención sobre los casos de violación y crímenes de odio hacia las mujeres de las comunidades indígenas".

En ese sentido, recordó que desde principios de año vinieron diferentes comunidades a la capital salteña denunciando la violación sistemática a mujeres y niñas indígenas. Precisamente, una de las impulsoras fue la fallecida mujer wichí Octorina Zamora, quien logró que un grupo de mujeres denunciara los abusos sexuales de parte de criollos, práctica que ella rehusaba llamar "chineo".

En su memoria, Veleizán recordó que "la hermana siempre levantó la bandera de denuncia y se encontró con puertas cerradas", añadiendo que, "Octorina tocó todas las puertas que pudo". La mujer wichí falleció el 1 de junio de este año, mientras luchaba para erradicar la violencia contra las niñas y mujeres de su pueblo.

"Basta de crímenes de odio en nombre de Dios", dijeron las manifestantes en las puertas de la Catedral Basílica y ante la mirada atónita de fieles que se acercaban a rezar a sus santos patronos. El reclamo se hizo extensivo a la falta de respuesta de las instituciones del Estado, y a "una Iglesia católica cómplice de más 500 años del genocidio".

 

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar