Estafa a Austin Powder: ¿En qué se invirtió el botín del supuesto fraude?

Justicia 28 de octubre de 2019
Tras la millonaria estafa a Austin Powder, Giselle Chaya Banegas, la principal acusada, apareció con auto nuevo, le adjudican la posesión de un bar en el corredor de la Balcarce y el 70 % de las acciones de una empresa constructora.
austin powder

De una vida dedicada a la solidaridad, a través de la Fundación Benteveo, Giselle Vanina Chaya Banegas, principal acusada en el juicio que se le sigue por defraudación en la Sala VII del Tribunal de Juicio, habría pasado a vivir una vida de lujos, con auto nuevo, viajes e importantes emprendimientos comerciales.

Esto, al menos, es lo que la fiscal penal, María Eugenia Guzmán, y la querella, a cargo del abogado, Hernán Cúneo, pretenden probar en el juicio que se le sigue a Chaya Banegas, quien está siendo juzgada por el delito de defraudación junto a su pareja en aquel entonces, María Guadalupe Patrón Costas.  

Al elevar la causa a juicio, como muestra de evidencias del rédito que le dejó a las acusadas la maniobra, la fiscal reveló algunos testimonios claves en torno a en que se invirtió el botín que le fue desfalcado a la empresa Austin Powder, una multinacional que se radicó en Salta en 2014, dándole trabajo a unas 400 familias de la localidad de El Galpón y generando múltiples beneficios en el sur de la provincia.

Al año siguiente de llegar a Salta, Chaya Banegas, como lo reveló InformateSalta de manera exclusiva, logró ser seleccionada para cubrir una suplencia en un área contable clave en el aparato financiero local de la firma, la que terminó siendo víctima de un desfalco de 1.230.000 pesos.

 La maniobra

Chaya Banegas, según la acusación penal, ingresó a trabajar en la firma el 10 de agosto de 2015 al 13 de octubre de ese año, apenas dos meses. Ese tiempo fue suficiente para que la acusada aparentemente ejecutara una maniobra que le dejó un importante rédito financiero para sí misma y su pareja en aquel momento.

La fiscal sostuvo que en ese lapso, Chaya Banegas generó un falso proveedor, pues ella era la encargada de verificar y saldar las cuentas de estas empresas proveedoras. Desde esa posición, la imputada logró darle de alta como proveedor nada menos que a René Augusto Delgado, padre de la segunda involucrada en el caso. 

Primero adujo que se trataba de una firma que iba a darles servicios como hostal, para el alojamiento de empleados de la empresa, pero luego, en los papeles, la asentó como una empresa de servicio y posteriormente confeccionó las facturas por un monto de 1.230.000 pesos, dinero que la firma paralelamente desembolsó.

Lo llamativo es que el dinero no lo habría cobrado Delgado, sino su hija, Guadalupe Delgado Patrón Costas, pareja en ese entonces de Chaya Banegas, quien lo hizo por caja, en el banco Patagonia, de donde se llevó esa suma, cancelada tras ocho transferencias.

le monique bar balcarce

Vida de lujo

Al regresar a su puesto de trabajo, la responsable que fue reemplazada por Chaya Banegas advirtió primero el viraje que tuvo la vida de la misma desde su llegada, pues se pudo establecer que en los primeros días, la acusada llegaba al trabajo en un auto vetusto.

A los dos meses, sin embargo, apareció en un auto nuevo, de mayor gama, también conducido por Patrón Costas. Ante las lógicas preguntas de sus compañeras de trabajo, como así también su nuevo vestuario, Chaya Banegas dijo que el coche era de su pareja en ese momento.

Para despejar dudas, agregó que Patrón Costas se había puesto un gimnasio y que ella cobró un juicio. Esta explicación calmó un poco las preguntas, pero fue por unos días, pues cuando la encargada del área comenzó a revisar el manejo contable de su reemplazante no tardó en descubrir el fraude.

Luego de la denuncia, la querella asegura que el dinero desfalcado le habría permitido a Chaya Banegas y su pareja en aquel entonces abrir un bar en el corredor turístico de La Balcarce, denominado “Le Monique”, que sería propiedad de ambas acusadas.

Por otra parte, el Boletín Oficial de la Provincia, tiene registrada un acta de constitución societaria de una empresa local, en agosto de 2018, en la cual la acusada aparece como socia mayoritaria, con el 70 % de las acciones, las que están valuadas en una suma superior a los 500 mil pesos.

Además de ello, la querella asegura que el dinero sustraído de la empresa con este fraude no sólo terminó en las inversiones antes mencionadas, sino también fue invertido en viajes y para la adquisición de numerosos bienes materiales, lo que pretende probar en la etapa de los alegatos del juicio.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar