Así fue el llamado al 911 que hizo Leopoldo Luque, el médico de Maradona

Sociedad 27 de noviembre de 2020
Diego Maradona
Diego Maradona

Tras el entierro del cuerpo de Diego Armando Maradona en Bella Vista, la fiscal Laura Capra avanza en la investigación para esclarecer las causas de la muerte del mejor jugador de fútbol de todos los tiempos.

Luego de tomarles declaración a la enfermera Gisela, también conocida como “Daiana” –quien aseguró que “habría escuchado” a Maradona moverse en su habitación cerca de las 7:30–, y al enfermero que estuvo en la casa de Tigre durante toda la noche pudo comprobar que la ambulancia que asistió a Maradona llegó 11 minutos después del llamado hecho al 911 y no 30 como denunció ayer el abogado Matías Morla.

Lo que aún no había trascendido era que el encargado de llamar al servicio de emergencia había sido su médico personal, Leopoldo Luque, que al momento de la muerte no se encontraba dentro del barrio privado San Andrés.

Barrio Privado

La fiscalía, según revelaron fuentes del caso a Infobae, había recibido la versión de que la enfermera habría visto a Maradona después de las 8 AM y que incluso el ídolo se habría negado a recibir su medicación. Originalmente, había declarado que lo “dejó dormir”. Así, “Daiana”, de 36 años, ex empleada de tres reconocidos centros médicos, fue citada a declarar otra vez ayer por la noche, en una jornada de trabajo que se extendió hasta altas horas de la madrugada.

En su ampliación, la enfermera ratificó su versión original: aseguró que lo escuchó orinar, pero que no entró a la habitación donde estaba Maradona, junto a la cocina de la casa.

Maradona

—Hola, 911 emergencias.

—Hola, que tal. Hablo... ¿Podés mandar ambulancia urgente al barrio San Andrés?

—¿Qué localidad?

—Tigre.

—¿Cuál es la calle?

—Es el barrio San Andrés, la calle es Italia, un barrio cerrado.

—¿En qué parte del barrio sería?

—Eh... en el lote 45, que entren y pregunten.

—¿Qué pasó?

—Hay una persona que entró aparentemente en un paro cardiorrespiratorio y hay médicos asistiéndolo.

—¿Es un hombre o una mujer?

—Un hombre.

—¿Sabe la edad, más o menos?

—60 años aproximadamente.

—¿Cuál es su apellido?

—Leopoldo Luque.

—Corto e informo.

—Gracias, chau chau.

—Hasta luego.

Las que no te podes perder

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar