Apuñaló a su hermano y lo enterró en el patio de su casa: confesó el crimen

Nacional 24 de octubre de 2021
patio

Un hombre asesinó a su hermano y lo enterró en el patio de su casa en la localidad mendocina de Godoy Cruz. La víctima, identificada como Jorge Bravo, tenía 51 años. Ambos hombres habrían discutido y la pelea terminó a puñaladas. Un vecino fue el que alertó a la policía y cuando los efectivos llegaron el asesino confesó el crimen. Tanto él como su mujer están detenidos.

Fuentes policiales informaron que un vecino llamó al 911 y alertó a las autoridades sobre la ausencia de la víctima de su vivienda. Además el hombre dijo que allí estaban quemando “algo”. Cuando el móvil policial llegó al lugar, los agentes fueron recibidos por Juan Felipe Bravo, de 60 años, quien estaba acompañado por su pareja.

Cuando los policías le preguntaron al hombre sobre el paradero de su hermano, se quebró y contó lo que había sucedido. Ambos habrían discutido y en un momento Juan Felipe atacó a Jorge a puñaladas. Luego de asesinarlo lo enterró. Al escuchar la confesión, los efectivos detuvieron al hombre y a su pareja, mientras que los bomberos trabajaron en el lugar.

El cadáver de la víctima fue encontrado enterrado y con heridas de arma blanca en el patio de su vivienda, situada en calle Pehuajó al 2200, en la localidad vecina a la capital de Mendoza. El cuerpo de la víctima fue trasladado por el Cuerpo Médico Forense.

La pareja sospechosa quedó a disposición del personal de la fiscalía de Homicidios de Godoy Cruz, que deberá determinar la responsabilidad de ambos en el crimen. Los investigadores no descartaban ninguna hipótesis de trabajo sobre este hecho que tiene como una de sus líneas algunas diferencias de índole económica entre los hermanos y que esto generó una pelea que terminó con el asesinato.

Otro fratricidio, pero por accidente

Un caso conocido que resonó hace poco de un hermano que mata a otro fue el de un agente de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires que mató de un disparo a su hermano de 20 años al confundirlo con un ladrón. En este caso, el crimen fue por accidente, pero el policía también quedó muy complicado por el hecho.

Según se supo, el efectivo, de 28 años, se equivocó a raíz de una broma que intentó jugarle su hermano. El hombre se dirigía al cementerio de Morón a bordo de su auto, un Peugeot 206. Cuando se detuvo en un semáforo, su hermano, identificado como Ricardo Bulacios, le abrió la puerta del vehículo de imprevisto y le tocó su bolsillo.

Fue entonces cuando Cisneros realizó dos disparos con su arma reglamentaria. Bulacios quedó tendido entre la vereda y el asfalto, y murió casi en el acto como consecuencia de las heridas.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar