Caso Jimena Salas: La familia de Vargas clama su libertad

Justicia 04 de julio de 2019
Verónica, la hermana del único detenido por la muerte de Jimena Salas, reafirmó su inocencia. Indicó que su hermano está mal, preocupado por sus cinco hijos y afligido. Calificó como “una maldad” la actitud de la Justicia.
caso jimena salas familia sergio vargas

Desde hace 15 días, Sergio Vargas es el único detenido por crimen de Jimena Salas, ocurrido el 27 de enero de 2017. La semana pasada, le modificaron la imputación de homicidio triplemente calificado a partícipe secundario. Desde entonces, su familia reclama por su libertad en las puertas de Ciudad Judicial, reafirmando su total inocencia en el caso.

Verónica es la hermana de Vargas, quien dialogó con InformateSalta donde expresó su malestar, su dolor y su indignación por el momento que Sergio atraviesa. “Mi hermano lleva 21 días detenido, (y) le cambiaron la carátula porque no hay nada contra él, no hay nada de pruebas, no hay nada que indique que él haya entrado a la casa de la señora Salas”, reclamó desde el primer momento.

La mujer señaló que su hermano colaboró en todo momento en la investigación, impulsado por su inocencia. “Cuando fue el asesinato se tomaron (declaraciones) a la gente que anduvo por la zona como sospechosos, mi hermano andaba vendiendo, pasó por la esquina de la calle colindante a la de la señora Salas, solo por eso lo tomaron como sospechoso”, indicó agregando que se le tomaron muestras de ADN, de cabello, de sangre, de saliva, entre otros pero “nunca le encontraron nada”.

caso jimena salas familia sergio vargas

Enojo y tristeza

Verónica reclamó que el 14 de junio pasado, día en que se detuvo a su hermano, la Justicia procedió a realizar allanamientos en su casa y en la de su madre, acción que en este tiempo nunca se había concretado. “Nunca se lo detuvo, nunca hubo allanamientos, me parece una tontera que ahora lo detengan, una estupidez (que) se llevaron de la casa de mi madre la correa del perrito que tiene tres meses”, expresó

Así, subrayó en la inocencia de Vargas y el mal momento de la familia. “Pasó el fin de semana incomunicado, en un lugar de castigo, fui a verlo varias veces y no me dejaron, lo vi por última vez el martes, está preocupado, afligido, extraña a sus (cinco) hijos, cuando me vio se puso a llorar, lo veo envejecido, ahora vemos esta ‘maldad’ que están haciendo, nuestras vidas han sido dadas vuelta”, resumió.

Finalmente, criticó el accionar de la Justicia. “Ya no está incriminado como asesino, no podían mantener esa mentira pero lo cambiaron de lugar como campana en la esquina, otra mentira más (…); no quieren dar brazo a torcer y decir que se equivocaron, dándole la libertad”, concluyó.

Jimena Salas

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar