Un salteño en la Antártida: “La curiosidad por conocer el mar me impulsó a integrar las filas de la Armada Argentina”

Sociedad 04 de julio de 2020
Conocé la historia del Cabo Principal Maquinista, Carlos Javier Tolaba, oriundo de General Güemes.
03-07-20_MarAdentro-Tolaba_02

El joven marino salteño del barrio Santa Ana no solo conoció el mar, la cultura marinera y sus tradiciones cuando ingresó a la Armada Argentina, sino también otros países, como Haití durante una Misión de Paz de Naciones Unidas; y hoy, la Antártida, donde se encuentra realizando la invernada en Orcadas, la base más antigua del continente blanco.

BASE CONJUNTA ANTÁRTICA ORCADAS -  Por primera vez en la historia, se otorgó a las bases antárticas argentinas el carácter de “conjuntas” al conformar sus dotaciones permanentes con personal proveniente de las tres Fuerzas Armadas, para brindar apoyo a las actividades científicas que se llevan a cabo en el continente.

03-07-20_MarAdentro-Tolaba_01
Argentina es el país que cuenta con mayor tiempo de permanencia en la Antártida,  116 años; y también es el país que más bases tiene en el continente, entre permanentes y temporarias son un total 12: Belgrano II, Carlini, Esperanza, Marambio, San Martín, Brown, Cámara, Decepción, Melchior, Petrel, Primavera y Orcadas, la base antártica más antigua.

La dotación de invernada para este año en Orcadas está conformada por 16 miembros: 9 marinos de la Armada Argentina, 2 científicos de la Dirección Nacional del Antártico, 2 profesionales del Servicio Meteorológico Nacional de Fuerza Aérea y 3 militares de Ejército Argentino. El Capitán de Fragata Andrés Lucas Seidel es el Jefe de la Base Conjunta Antártica Orcadas durante la invernada.

22-05-20_MA-Orcadas_03
En la dotación se encuentra Cabo Principal Maquinista Carlos Javier Tolaba, quien se desempeña en la función de Auxiliar de Máquinas, y está a cargo del mantenimiento y cuidado de todos los equipos auxiliares de la base Orcadas, como son las calderas, motores y frigoríficas.

De niño, Carlos nunca imaginó pisar el suelo antártico, aunque fue la curiosidad por conocer el mar lo que lo trajo hasta aquí. Hoy tiene 34 años e ingresó a la Escuela de Suboficiales de la Armada a los 18, en el 2006.

“Por aquellos tiempos, durante mi paso por la secundaria --en el colegio Nº 5.007 “Dr. Facundo de Zuviría”-- se hacía mucha difusión respecto a las incorporaciones a las Fuerzas Armadas. Cuando decidí convertirme en marino, no conocía  el mar; esa curiosidad me impulsó a integrar las filas de la Armada Argentina”, recordó. Carlos optó por la especialidad Máquinas por su interés en los motores y la mecánica.

22-05-20_MA-Orcadas_02
Hoy describe su estadía en la Antártida como una nueva e inolvidable experiencia en su carrera militar, que suma ya 14 años: “Estar aquí en la Antártida es una experiencia única. Es algo mágico y lo disfruto cada día con emoción y asombro, mucho más aportando un granito de arena, contribuyendo con la Nación en el desarrollo de nuestra tarea”, resaltó.

“Profesionalmente pongo en práctica a diario mi conocimiento técnico como Maquinista en la Armada y, a la vez, esta experiencia antártica enriquece mi desarrollo profesional”, destacó  el Cabo Principal. “Espero desarrollarme como un ejemplar suboficial de la Armada, a través de lo trasmitido por mis superiores”, dijo sobre su expectativa en la campaña.

“Todas las actividades que se realizan como marino son muy interesantes”, argumentó Tolaba.

Cuando egresó de la Escuela de Suboficiales, lo hizo con 20 años, en el grado de Cabo Segundo Maquinista Motorista y su primer destino fue el buque transporte ARA “Bahía San Blas”, donde tuvo la satisfacción de participar de una Campaña de Reabastecimiento en la República de Haití en el 2009. La misma se llevó a cabo durante 3 meses, en el marco de Misión de Estabilización por la Paz en Haití de Naciones Unidas (MINUSTAH).

“A bordo del ‘San Blas’ tuve la oportunidad de trabajar con otras  Fuerzas argentinas y extranjeras, conocer otras culturas que enriquecieron mi experiencia como marino”, relató. “Como marino se viven constantemente situaciones que generan interés y satisfacción: navegar, conocer nuevos lugares, vestir el uniforme,  conmemorar a nuestros próceres argentinos, desfilar y formar,  son parte del sentimiento de orgullo por pertenecer a la Armada Argentina”, contó.

Para el marino salteño, “la Armada es una gran familia, donde uno aprende y se entrega para toda la vida a una cultura marinera llena de tradiciones. Servir a la Patria es la vocación de servicio, el amor que uno siente por su Nación y el orgullo de pertenencia”, enfatizó. 

22-05-20_MA-Orcadas_01

Del barrio Santa Ana a la Antártida

En la Antártida, Carlos Tolaba lleva con él lo mejor de su tierra natal: la música folclórica, el locro criollo, las empanadas salteñas y la humita en chala.

Criado en el barrio Santa Ana de General Güemes, Carlos hizo la escuela primaria en la N° 677 “Hilario Ascasubi” y la secundaria en el nombrado colegio “Zuviría”, pero si algo añora desde el continente blanco, a más de 5 mil kilómetros de distancia de su querido Güemes, son los asados en el campo con la familia.

Extraña y recuerda a sus padres, Juan Carlos y Marta Isabel; a sus hermanas, primos, tíos y abuelos: “De mi infancia siempre recuerdo los gauchos desfilando y las jineteadas en las zonas rurales que caracterizan mi lugar, como también la comida regional”.

Te puede interesar

Recibí en tu mail las últimas noticias

Te puede interesar