Pandemia: a qué trabajadores protegió más el Gobierno nacional con sus medidas y a cuales asistió menos

Nacional 17 de julio de 2021
pandemia

Las políticas del Gobierno nacional permitieron que se protegiera a los trabajadores registrados durante la pandemia, mientras que los informales fueron los que más sufrieron por la estrategia elegida desde abril del año pasado.

Así lo indica un trabajo de los economistas Eduardo Levy Yeyati y Federico Revilla, que analiza la situación laboral en la Argentina durante la crisis sanitaria y socioeconómica del COVID, que todavía está lejos de terminar.

“Mientras que los asalariados formales fueron protegidos por la permanencia laboral en el Estado y por la prohibición de despidos y el apoyo estatal al pago de sueldos en el sector privado, los trabajadores ‘precarios’ (cuentapropistas y asalariados informales) sufrieron drásticas reducciones de sus horas trabajadas y de su ingreso laboral”, indicó Levy Yeyati, director del Centro para la Evaluación de Políticas basadas en la Evidencia (CEPE) de la UTDT, en el trabajo publicado en el blog académico Foco Económico.

Según los economistas, “el aislamiento social, preventivo y obligatorio (ASPO) trajo graves consecuencias en el corto plazo y desnudó, como en otros países de Latinoamérica, una limitada capacidad estatal para administrar sus costos”.

En particular, “la cuarentena puso en evidencia la importancia del canal del mercado de trabajo –en particular, su naturaleza dual– en la distribución de la transmisión del shock en dos grandes grupos de trabajadores”: los registrados y los que están afuera del sistema, que tuvieron una protección temporal con el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE).

“Si a fines de 2019 sólo el 19,6% contaba con un trabajo asalariado formal en el sector privado, este porcentaje cayó a 18,2% un año más tarde, a pesar de un amplio apoyo salarial (ATP) y de la aún vigente prohibición de despidos a nivel nacional, lo que obliga a los empleadores a buscar arreglos particulares para reducir la planta”. La contrapartida de esta caída del porcentaje asalariado privado ha sido “el aumento del trabajo por cuenta propia y de la inactividad y desocupación”, se aclaró.

Además, se subrayó que “el impacto de las restricciones con motivo del COVID se concentró en la población activa no asalariada formal, alimentando el desempleo y la inactividad de los trabajadores más precarios, revirtiendo sólo parcialmente hacia fin de año”.

“Mientras los trabajadores estatales y asalariados privados formales se mantienen estables en 2020 (cerca del 80% permanecen en la misma categoría), el porcentaje, de por sí menor, de trabajadores precarios que mantiene su categoría laboral (aproximadamente 50%) cae dramáticamente (a 28% para privados informales y 37.4% para cuentapropistas)”.

Estos trabajadores migraron por diferentes caminos. “Los independientes, hacia el estado inactivo (previsiblemente, dada la imposibilidad de salir a buscar trabajo en cuarentena; los asalariados informales, a inactivos y, en menor medida, desocupados)”, se explicó.

“Si bien todas las categorías de trabajadores sufrieron una caída del ingreso laboral real, las pérdidas inmediatas para trabajadores precarios resultaron 30 puntos porcentuales más grandes que la de los trabajadores estatales, y fueron recuperadas sólo parcialmente tras el relajamiento de la cuarentena (a la mitad para los trabajadores independientes; cerca del 6% para los informales)”, se detalló.

“La caída del ingreso laboral resume la naturaleza dual del mercado de trabajo en la Argentina. Los trabajadores precarios redujeron más sus ingresos debido a una pronunciada caída en las horas trabajadas que no fue compensada, como en el caso de los asalariados formales, por prohibiciones y subsidios”.

Así, “la reducción de horas de los trabajadores formales privados casi no se vio reflejada en el empleo, por la permanencia en el caso estatal, y por la prohibición de despidos en los privados (donde adicionalmente fue compensada por el Estado mediante la asistencia estatal al pago de sueldo)”. Por este motivo, “los salarios formales por hora de estos dos grupos crecieron en el pico de la crisis, particularmente para los asalariados estatales, los ganadores relativos de la segmentación”.

Además, aclararon que “si bien no hay indicios de que las mujeres hayan perdido sistemáticamente en relación con los hombres, quienes más sufrieron la pérdida de ingresos en 2020 fueron mujeres cuentapropistas e informales”.

 
Fuente: Infoabe

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar