Economía del Conocimiento: Una oportunidad para el empleo

Economía 02 de octubre de 2022 Por Roberto Dib Ashur
Economía del Conocimiento 02
Imagen ilustrativa.

Argentina se encuentra enredada en un laberinto en materia laboral. Ha pasado por momentos de enormes tasas de desempleo, como las registradas previo a la crisis del 2001, a tener tasas de un dígito, relativamente bajas, como en estos momentos, pero con gran informalidad.

De los últimos 100 años 1 de cada 3 hemos enfrentado alguna crisis o caída en la actividad económica. Parados al final del 2022 encontramos que los últimos dos años de crecimiento consecutivos del PBI fueron 2010 y 2011. Luego caímos y crecimos repitiendo el patrón hasta que en 2018, 2019 y 2020 decrecimos de manera consecutiva, agravados por el derrumbe del 2020 que fue el año de la pandemia del COVID. El 2021 fue un año de recuperación y el 2022 estamos superando, en general, los niveles pre pandemia.

La actividad económica fluctuante y la incertidumbre futura generan desincentivos a la formación de empleos registrados, máxime con una legislación laboral dura, a los ojos del empleador, que ve amenazada su empresa ante la incapacidad de adaptarse a los ciclos económicos en materia laboral.

La inflación colabora de manera directa a la generación de la pobreza.

De esta manera, dos variables se correlacionan de manera directa con la pobreza ellas son: recesión e inflación. Tener una actividad económica en caída o estancada y un aumento en el nivel general de los precios de manera generalizada y continua da como resultado pobreza. Es así que Argentina muestra unos niveles de pobreza superiores al 40%. Es decir, 4 de cada 10 argentinos es pobre (medida por ingresos), con el agravante que, si lo vemos por grupo etario, la mitad de nuestros niños crecen bajo la línea de pobreza.

Por lo tanto, las condiciones sine qua non para salir de la pobreza son estabilidad de precios más actividad económica por varios años. Cualesquiera otras acciones, planes o programas que se implementen, que no vayan en esta dirección, podrán ser paliativas, pero no resolverán el problema de fondo.

En este marco escuchamos frases como: ¨Hay que generar trabajo genuino y en blanco¨. La pregunta que subyace es ¿cómo hacerlo?

La informalidad laboral también ronda el 40%. Es decir, tenemos una tasa de desempleo baja con alta informalidad.

Lo que marca un sentido de urgencia mayor es que encontramos tasas de desempleo bajas, con alta informalidad y con alta pobreza. Es decir, tenemos empleo pobre.

Es probable que este año termine con crecimiento y que luego de más de una década experimentemos dos años consecutivos de recuperación, es un dato positivo. No obstante, la inflación sigue haciendo su trabajo dificultando la reducción pronunciada de la pobreza por ingresos.

En este escenario se presenta la Economía del Conocimiento como actividad económica.

En Argentina el empleo en los Servicios Basados en el Conocimiento creció 23 meses consecutivos (se espera que continúe con esa tendencia) .

Como puede verse en la Figura 1, la evolución del empleo en los SBC mantiene una tendencia positiva y potente, alcanzando en el último registro a los 299 mil puestos de trabajo. El último registro muestra que la suba interanual fue del 9,4% ( la primera inferior al 10% en 11 meses), esto demuestra la potencia en la capacidad de generación de puestos de trabajo y la necesidad de reaccionar rápidamente ante esta demanda.

En los servicios vinculados al sector audiovisual la cantidad de puestos de trabajo subió un 15,3% superando los 19 mil puestos (el sector audiovisual representa el 6,6% del empleo total de los SBC).

En informática el empleo registró un crecimiento interanual del 11,5%, llegando cerca de los 140 mil puestos laborales. El peso de los puestos de informática en el total de los SBC es del 46,8% y es el sector con mayor dinamismo dentro de los servicios. En términos interanuales crece ininterrumpidamente desde noviembre de 2013.

La velocidad y potencia de las demandas laborales en el siglo XXI requieren de los países mayor capacidad de reacción.


Evolución Empleo
Figura 1 - Evolución del empleo en la economía del conocimiento
Fuente: CENTRO DE ESTUDIOS PARA LA PRODUCCIÓN - INFORME DE PANORAMA PRODUCTIVO – Evolución de los principales indicadores de la actividad productiva. JULIO 2022

Evolución Remuneraciones
Figura 2 - Evolución de las remuneraciones en los SBC
Fuente: CENTRO DE ESTUDIOS PARA LA PRODUCCIÓN - INFORME DE PANORAMA PRODUCTIVO – Evolución de los principales indicadores de la actividad productiva. JULIO 2022

Observamos además, en la Figura 2, que el nivel de los salarios (promedio ponderado – media real desestacionalizada) sigue mostrando subas mensuales. Encontramos subas en los servicios audiovisuales, informáticos, empresariales, etc.

Este sector exhibe mucha dinámica en la creación de empleos, emprendedores, strat ups y vocaciones científicas; además de poseer un nivel de remuneraciones elevado, en relación a las demás actividades económicas, y en crecimiento.

El talento argentino es muy demandado a nivel global en esta actividad económica. Es posible, y de hecho sucede, encontrarlo a lo largo de todo el territorio nacional. Las provincias argentinas tienen una posibilidad para desarrollar el conocimiento y potenciarlo, Es posible crear puestos de trabajos iniciales con instrucciones cortas, así como,  incentivar el nacimiento de empresas y vocaciones científicas.

Es preciso poner atención a esta actividad económica, favorecer un ecosistema creativo y alcanzar más trabajo con mejores remuneraciones.

La posibilidad de mejorar la calidad de vida, brindar más oportunidades y tender hacia la convergencia existe, y tiene marcada una de sus vías, se llama economía del conocimiento.

Las que no te podes perder

Newsletter

Recibí en tu mail los títulos de cada día

Te puede interesar